Según publicó el Ministerio de Energía de la Nación, en Santa Cruz y Chubut se perforaron 94 pozos menos que en el período comprendido entre enero y mayo de 2015. La baja representa casi 200 millones de dólares menos para el sector. El rol de empresas y refinadoras ante la crisis y la decisión de la baja del precio del crudo interno

En los últimos meses, las principales empresas petroleras que operan en la Cuenca del Golfo San Jorge (YPF, PAE, y Sinopec) han demostrado su retirada a través de un evidente proceso de desinversión. Para este año, habían anticipado que perforarían 190 nuevos pozos. Sin embargo, y a modo de ejemplo, YPF lleva perforados sólo 90 de los 155 pozos que se había comprometido a realizar.

Según difundió la Secretaría de Energía de la Nación, en el período comprendido entre enero y mayo la perforación en la Cuenca del Golfo San Jorge mostró una baja de -37,6 por ciento de pozos respecto a 2015. Entre Chubut y Santa Cruz, totalizan 94 pozos menos realizados hasta mayo de este año. Por ende, si se tiene en cuenta que el valor del pozo ronda los 2 millones de dólares, se calcula que la inversión perdida fue de casi 200 millones de dólares.

Retracción del crudo

La consecuencia directa de esta desinversión, que desemboca en la actual crisis petrolera, ha sido la contracción del precio del barril interno acordado por las empresas productoras (YPF y Pan American Energy) y las refinadoras de petróleo (Shell, Axion Energy, Pampa Energía y Oil), con la participación del ministro de Energía Juan José Aranguren.

La decisión surge como consecuencia del incumplimiento pautado a principio de año, por el que se preveía para agosto un incremento del 5 por ciento en las naftas.

Ahora, ese arreglo equivaldrá a un 2 por ciento menos en agosto, septiembre y octubre para acumular una baja del 6 antes de noviembre. Como consecuencia, los trabajadores del sector, ya golpeados por los sucesivos despidos, se han mostrado en “estado de alerta y movilización”.

Días atrás, el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado, Claudio Vidal, había advertido que “miles de despidos en el petróleo impactarían en el comercio y los servicios, en los gremios más vinculados -transporte, construcción- pero también indirectamente en el resto de la población”. Por eso, exhortaba “a una cruzada unida con altura de miras, generosidad y coraje. No se trata de un pedido de auxilio de los trabajadores petroleros. Se trata de un llamado a la autodefensa colectiva de la provincia, y de todos sus sectores, la autodefensa del pueblo de Santa Cruz”.

Comentarios

comentar