Estaban ebrios, forcejeaban y se les cayó el bebé al suelo

7100

Fue el domingo por la mañana, en las inmediaciones del barrio 366 de Río Gallegos. En estado de ebriedad, una pareja habría comenzado una discusión que pronto degeneró en forcejeo, hasta que en un momento la beba de cinco meses que llevaban en brazos cayó al suelo, golpeándose la cabeza. La criatura sufrió lesiones leves y su madre denunció por lesiones a su pareja. Quedó en un hogar hasta que su mamá se recompuso.

Efectivos de la Comisaría de la Mujer y la Familia de la capital debieron intervenir el domingo por la mañana tras registrarse un caso de violencia doméstica en las cercanías de la UNPA Río Gallegos, el cual involucró a una bebé de sólo cinco meses.

Una pareja –ambos de alrededor de 25 años-retornaba al hogar que compartían en la zona del barrio 366 llevando en brazos a su hija, cuando habría comenzado una discusión entre los dos. La misma escaló progresivamente de tono –posiblemente por las bebidas ingeridas durante la noche- y en un momento el hombre habría comenzado a forcejear con la chica.

A todo esto, la chica continuaba sosteniendo a la menor, por lo que en un momento y ante los tironeos de su cónyuge la niña se le cayó al suelo, golpeándose la cabeza contra la vereda, informó diario Tiempo Sur.

Tras la agresión, el hombre habría decidido retirarse del lugar, mientras que ante la situación y con la nena llorando, la madre decidió llevarse a la niña a la Comisaría Seccional Tercera, en donde se le realizó una primera revisación médica y la nena fue trasladada al hospital tras comprobarse que presentaba lesiones leves, aunque afortunadamente luego se determinó que estaba fuera de peligro.

Tras comprobar que se trataba de un hecho de violencia doméstica, se le dio intervención a la Comisaría de la Mujer y la Familia, donde tras los controles de rigor se verificó que presentaba marcas y moretones, aparentemente causados durante la pelea.

La joven decidió presentar una denuncia por lesiones leves.

QUEDÓ EN UN HOGAR

Al haber una menor involucrada, tomó intervención la Dirección de Niñez y tras comprobarse –mediante correspondiente examen- que al momento de hacer la denuncia la madre presentaba ingesta de bebidas alcohólicas, la bebé fue resguardada en un hogar hasta que su progenitora pudo recobrarse y regresar a su casa.

En estos momentos, tanto la mujer como su hija se encuentran resguardadas por su círculo íntimo, mientras que el padre de la niña podría ser llamado a prestar declaración si así lo requiriese la Justicia.

 

Comentarios

comentar