La Policía Federal rescató a la adolescente de 15 años, oriunda de Santa Cruz, de una lujosa vivienda de barrio Villa Belgrano, en la provincia de Córdoba, lugar que funcionaba para la realización de fiestas privadas y en donde aparentemente, se ofrecían servicios sexuales.
Durante los procedimientos se detuvo a una pareja, un hombre y una mujer, ambos con antecedentes.
La imponente casa con un frente de 25 metros por casi 50 de fondo, contenía distintos elementos probatorios de la realización de fiestas privadas en su interior, pese a tener la apariencia externa de ser un hogar de familia, según publica Cadena 3.
La causa que derivó en el operativo, ejecutado el viernes al atardecer, comenzó en Caleta Olivia, Santa Cruz, luego de que en mayo último una mujer denunciara que una adolescente de 15 años, hija de una amiga, era sometida sexualmente en una vivienda de la ciudad de Córdoba.

Vientre
“Busco vientre en alquiler/para dar un hijo. Mujer bonita de 18 a 28 años”. Con ese aviso publicado hace una década, a fines de julio de 2006 en el diario cordobés La Voz del Interior, Jorge Maciá (52) instaló un duro debate en la sociedad Argentina, a la vez que recibió un aluvión de mensajes en el correo electrónico que publicó.
El fin de semana pasado, este cordobés —que había emigrado a España tras la crisis de 2001 y decidió regresar a Argentina cinco años después para contratar una madre de alquiler— volvió a ser noticia: lo detuvieron en su casa de Villa Belgrano, la que sería utilizada para fiestas con prostitutas.
El viernes, antes de la caída del sol, agentes de la Policía Federal, al mando del subcomisario Gregorio Ontivero, allanaron “La Mansión”, una lujosa casa ubicada en Jacobo Joule al 6300, la que se promocionaba en Internet hace más de un año como salón de eventos y fiestas privadas en las que, según sospecha la Justicia federal, se ofrecían servicios sexuales.
Los agentes federales llegaron hasta el chalé de Maciá buscando a una adolescente de 15 años de la ciudad santacruceña de Caleta Olivia.
Efectivamente, la chica estaba allí y sería hermana de una joven mayor de edad, actual pareja del dueño de casa.
En su primer encuentro con las psicólogas de la Secretaria de Lucha contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas, la chica negó ser víctima de alguna explotación sexual y aseguró que está en la vivienda de Maciá por decisión propia y que su papá, que vive en Córdoba, la visita periódicamente.
El fiscal federal Gustavo Vidal Lascano, a cargo del operativo, ordenó que la adolescente quede bajo el cuidado de especialistas de la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia (SeNAF), hasta que se clarifique su situación.
Vidal Lascano evitó hablar de “víctima” y “rescate” hasta no evaluar toda la causa y las pruebas colectadas.

Denuncia
La denuncia se inició en mayo, cuando una mujer de Santa Cruz había denunciado que una amiga de su hija estaba siendo explotada sexualmente en “La Mansión” cordobesa.
La causa fue girada a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), que le ordenó al Juzgado Federal N° 2 de la ciudad de Córdoba que actúe.
Fue así que el viernes el fiscal federal Gustavo Vidal Lascano ordenó el allanamiento de esta vivienda de tres plantas, donde “se detuvo a una pareja, ambos con antecedentes, y se rescató a una menor de 15 años que había sido reclutada de un domicilio que tenía en una ciudad del sur del país”, detalló el subcomisario Ontivero.
Tras desaparecer de los medios, Maciá se dedicaba a explotar una empresa de monitoreo electrónico, aunque también alquilaba “La Mansión” para fiestas privadas como despedidas de solteros, donde habría una amplia oferta sexual, por lo cual se lo investiga por los delitos de “trata de personas” y “facilitación a la prostitución”.
Hace 10 años, tras el aviso, Maciá recibió un aluvión de correos electrónicos en los que las mujeres le ofrecían alquilar sus vientres, ser su pareja y hasta matrimonios que le pedían consejos para formar una familia.
Unas tres semanas después de la publicación, Maciá habló con Clarín y admitió: “Venía al hotel y en ese momento se me hizo un click: si la chica ideal para tener un hijo me gusta físicamente, además me gusta su cabeza, coincidimos en los valores, ¿por qué no formar una familia?”.
Y la formó con Fanny Chávez Bogado, una joven paraguaya de 27 años de edad, relación de la cual nació su hijo A. en febrero de 2008.
“Nos conocimos en Buenos Aires, se podría decir que la relación nació mitad por el aviso y mitad por cosas de la vida”, confió esa vez Maciá. Un grupo de amigos, que sabían de su búsqueda y del interés de ella, los contactó en Capital Federal. “¿Vos sos el del aviso?”, le preguntó la chica al hombre, 13 años mayor, y comenzaron a salir en Buenos Aires, hasta que se mudaron a Barcelona.
Pero el amor duró poco: “Este niño me cambió la vida. Tanto que mudé la oficina a mi casa para no separarme de A. En 2008, con Fanny fuimos padres, luego nos casamos y a los pocos meses nos divorciamos y quedamos en buenos términos”, le contó Maciá a Clarín en enero de 2010, en una entrevista en un hotel cordobés, mientras su hijo jugaba cerca.
Sin embargo, dos meses después, en marzo del mismo año, su ex esposa inició una batalla legal por la tenencia del nene. A fines de febrero, Fanny Chávez Bogado fue hasta la Dirección General de la Policía de Barcelona y declaró que no sabía “dónde se encuentra su hijo A, de dos años de edad, nacido de una relación anterior con Jorge Alberto Maciá Palmer”.
En declaraciones a Telediario Digital de Río Cuarto, la joven paraguaya denunció: “Se terminó la relación, la historia la llevamos bien, queríamos la fiesta en paz, pero Jorge desapareció. Me han informado que posiblemente están en Argentina, pero me han alertado que podrían estar en Brasil, porque allá también tienen negocios”.
Sin embargo, ni la Justicia ni la Policía cordobesa habían recibido entonces ningún pedido de captura ni de averiguación de paradero de Maciá, ni de su hijo A.

Comentarios

comentar