Liberaron al joven que denunció que un funcionario le pagó para simular un ataque

4845

El caso había destapado un escándalo en la ciudad del Gorosito, luego de que el entonces Secretario de Gobierno de la era cordobista, Osvaldo Cabrera, denunciara un intento de asesinato en su vivienda, que luego se supo que había sido una puesta en escena para victimizarse ante la opinión pública.

Mauricio Salvatierrez, el joven que había sido detenido en septiembre del año pasado, luego de un presunto intento de asesinato contra Osvaldo Cabrera, un ex concejal que en ese entonces se desempeñaba como Secretario de Gobierno de la administración de José Córdoba en Caleta Olivia, siempre sostuvo su inocencia y ante el juez que instruyó la causa, Mario Albarran, había revelado que en realidad todo había sido una gran puesta en escena. La Justicia le dio la razón.

El 10 de septiembre, TiempoSur publicó que el intento de asesinato a Cabrera habría sido planeado para tapar un escándalo personal. En la víspera, el Secretario de Gobierno de la ciudad del Gorosito había hecho un raid mediático contando que lo quisieron matar pero que su verdugo fue un “desquiciado” que “jamás vi en mi vida”.

En esa publicación, este medio puso en contraste fuentes que contradecían el relato del funcionario y aseguraban que el presunto criminal no sólo residía a dos casas de Cabrera, sino que es hijo de su primo hermano por parte de padre.

Cuando Salvatierrez declaró ante el juez y dijo que no hubo intento de homicidio, sino que todo fue una puesta en escena pedida por Cabrera para desviar la atención sobre unas fotos que estaban circulando y lo perjudicaban, muchos no le creyeron, pero finalmente la Justicia le dio la razón y no sólo le quitó la calificación de “intento de homicidio”, sino que le dio la excarcelación.

“Unas semanas anteriores, lo voy a ver al concejal Cabrera porque con todos los muchachos del barrio hicimos la campaña anterior donde él nos prometió trabajo y no cumplió. Ahí es donde él me dice que había una foto circulando que lo estaban escrachando y dejándolo mal en la campaña.

Que si yo hacía algo para que eso quedara en segundo lugar, él me conseguía un contrato en la Municipalidad, que por eso no iba a haber problemas”, había declarado.

Entonces, “yo ahí le digo que sí, que no había problema. Lo hacía sí o sí porque necesitaba trabajar. Ahí es donde él me propone que haga un escándalo afuera de su casa, insultándolo, amenazándolo con un cuchillo y para que se vea todo más creíble, que le rompa la luneta de su auto”.

A ese “acting” Cabrera “lo iba a usar políticamente para tapar las fotos. Me dijo que me quedara tranquilo, que no iba a tener problemas legales, sólo me iban a acusar por los destrozos de la propiedad, que al taparse las fotos él iba a sacar la denuncia y que iba a quedar todo en la nada y yo iba a conseguir el trabajo”, relató.

El joven declaró también que el trato consistía en que tras la pantomima y por pedido de Cabrera, “yo tenía que decir que no me acordaba de nada, que estaba totalmente borracho y empastillado, pero mi abogado me asesoró para que no declare porque Cabrera no estaba cumpliendo con lo otro y me estaba acusando de algo más grave”.

Cuando entendió la gravedad del ardid y se vio tras las rejas, Salvatierrez se comunicó con el Secretario de Gobierno a través de su madre para “que aclare todo o iba a decir la verdad”, pero Cabrera “me responde que yo siendo un delincuente mal visto por la sociedad nadie me iba a creer y, que si yo hablaba, echaba a mi madre de su trabajo”.

El episodio tuvo lugar el primer fin de semana de septiembre de 2015, en pleno fervor electoral cuando Cabrera fue increpado por un sujeto que ingresó a su vivienda con un cuchillo tras romperle el auto y amenazarlo de muerte. Esto ocurrió ante la mirada de los vecinos y de la Policía, a la que Cabrera denunció por “abandono de persona”, ya que dijo que los uniformados se comportaron como unos “inútiles”.

(Fuente Tiempo Sur)

Comentarios

comentar