Pesqueras podrían abandonar Puerto Deseado

1828

Desde el Sindicato de la Industria de la Alimentación (STIA) manifestaron una fuerte preocupación por el futuro de la actividad en Puerto Deseado.

Sucede que con altos costos operativos y en desventaja en relación a puertos de la región, al menos tres pesqueras habrían anunciado serias dificultades para seguir operando en aquella localidad.

Gremio y autoridades políticas coincidieron que hay serias dificultades con el langostino y la merluza.

Desde la entidad gremial advirtieron que semanas atrás, al menos tres pesqueras habrían manifestado la posibilidad de dejar de operar en aquel puerto ante los costos de operatividad actuales.

Víctor Aguilar, secretario general de STIA, señaló que entre las dificultades que habrían manifestado las pesqueras, una de ellas está relacionada a la paritaria para los trabajadores del puerto.

Explicó que esa mano de obra acordó en junio pasado un incremento salarial del 35%, pero esa suma no sería la única suba que el sector pretende.

Así, el pedido de volver a debatir los sueldos, además de otros gastos, habría provocado que Espasa S.A, Vieira Argentina y Pesquera Deseado analicen la posibilidad de no continuar operando en Deseado.

De acuerdo a lo explicado, tanto desde la entidad sindical, como así también por autoridades políticas de aquella localidad, “la mayor dificultad hoy está dada para trabajar con el fresco (langostinos y merluza), no así con los tangoneros”.

Sin embargo, la clase dirigente política no perdió de vista que pueda tratarse de “una presión que pretendan ejercer las firmas pesqueras ante el incremento que significan los nuevos valores que deben cubrir ya sea en tarifas u otros costos”, detallaron.

En este contexto, hacia adelante queda por resolver qué sucederá con los permisos de pesca que la provincia de Santa Cruz ha otorgado a las firmas ante la posibilidad de que no operen en el puerto. “Es una decisión que deberá tomar la provincia”, señalaron desde Puerto Deseado.

STIA

Víctor Aguilar, dirigente de STIA, precisó que “hay una fuerte preocupación por lo que vaya a suceder a futuro, estos anuncios marcan una gran preocupación para los trabajadores”, dijo respecto a la posibilidad de que Puerto Deseado no reciba de aquí hacia adelante merluza y langostino para ser procesados en planta.

Así, sostuvo que en las últimas semanas “fueron despedidos 11 trabajadores de planta, si bien es cierto no es una gran cantidad, abrimos un alerta para que se tomen las decisiones correspondientes a fin de torcer este rumbo”, dijo.

En este punto dio a conocer que actualmente en el procesamiento de la materia prima “hay unos 600 trabajadores activos y los que fueron despedidos serán ubicados en otras empresas”.

“Hace falta una decisión política y es al actual gobierno al que le corresponde tomar las riendas en esta problemática” dijo Aguilar, al tiempo que demandó “que trabajen en una nueva ley de pesca”, además de “ordenar los sectores de trabajo a fin de encontrar eficiencia en las labores”.

Por último, el sindicalista relató que hay reuniones permanentes entre el Gobierno y representantes de las empresas “pero los problemas son muchos y las soluciones no llegan”, cerró.

 

(Fuente La Opinión Austral)

Comentarios

comentar