Las víctimas habrían sido obligadas a “rotar” entre distintos boliches de la zona. Existirían vínculos entre los dueños. Los ocho imputados por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual accedieron a la excarcelación. Se determinó que ya existían causas previas vinculadas entre sí y por eso el fiscal solicitó acumularlas, debido a su conexidad.

Durante ocho allanamientos realizados en cinco prostíbulos y tres domicilios ubicados en la ciudad de Puerto San Julián, fueron rescatadas 18 mujeres en situación de vulnerabilidad. Además, ocho personas fueron detenidas, entre ellas dueños y encargados de los boliches. Pero luego, tras ser indagadas, todas fueron excarceladas. El pedido había sido realizado por el fiscal federal subrogante de Caleta Olivia, Lucas Colla y la juez Marta Isabel Yáñez hizo lugar a la medida.

Cinco de las víctimas eran de nacionalidad argentina, oriundas de diferentes provincias, como Santa Fe, Misiones, Formosa y Buenos Aires; cuatro provenían de Paraguay; ocho de República Dominicana, y una de Brasil.

En el operativo, que se llevó a cabo durante la madrugada del 9 de julio pasado, además se incautaron libretas y cuadernos con anotaciones de pases, dinero en efectivo y documentación varia.

Tres días después, el 11 de julio, los detenidos fueron indagados e imputados por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual.

El caso

La causa se originó a través de una denuncia recibida en la línea 145, en la que se puso de manifiesto que en esa ciudad habría tres cabarets denominados “Grillo”, “Fénix” y “Pa y Pe”, donde eran explotadas sexualmente mujeres de diferentes países. A lo largo de nueve meses de investigación por parte de la Fiscalía, que contó con la colaboración de la Prefectura Naval Argentina de la ciudad de Puerto San Julián y con personal de la División de Trata de Personas de la Policía Federal Argentina, se determinó que ya existían causas previas vinculadas entre sí y por eso el fiscal solicitó acumularlas, debido a su conexidad.

La pesquisa arrojó como resultado que las víctimas eran obligadas a “rotar” entre los distintos locales de la zona, donde habrían ofrecido “copas”, y que existirían vínculos entre los dueños. Los denominados “pases” se concretaban en fincas aledañas y todo esto habría sido supervisado por parte de las propietarias de uno de los prostíbulos, consignó el sitio fiscales.gov.ar.

La juez Yáñez resolvió, el pasado 12 de julio, la excarcelación de los detenidos en la causa de trata. Los mismos se encontraban alojados en la Delegación Comodoro Rivadavia de la Policía Federal, luego de los varios allanamientos en locales nocturnos y domicilios particulares.

Al recuperar su libertad, todos retornaron a Puerto San Julián, aunque deberán cumplir con una serie de medidas dispuestas por la magistrada, al menos hasta que se decida definitivamente su situación procesal.

Los sospechosos fueron trasladados a Caleta Olivia para presentarse frente a la juez, aunque pudo saberse que se negaron a declarar, siendo auspiciados dos de ellos por el abogado Marcelo Fernández y los restantes por el defensor oficial, Claudio Amarante.

Según indicaron fuentes confiables, la juez resolvió la excarcelación teniendo en cuenta que todos los imputados poseen arraigo en la zona (es decir, domicilio fijo, trabajo, familiares a cargo o casa propia), por lo que no habría peligro de fuga ni de entorpecimiento de la investigación.

No obstante, deberán cumplir algunas medidas, entre ellas presentarse quincenalmente en la comisaría de Puerto San Julián, ya que en caso de no hacerlo serán declarados prófugos, ordenándose su detención.

A ello se suma que las siete mujeres y el único hombre, de entre 25 y 70 años, no contaban con antecedentes computables, aunque sí estuvieron procesados por similares delitos.

Por todo ello, la Justicia continuará con las investigaciones, tanto con los elementos incautados como con las declaraciones testimoniales de las víctimas, para definir la situación procesal de ellos e incluso determinar si habría o no más personas involucradas.

Mientras tanto, todos seguirán sujetos a la causa en la que se investiga el delito de posible trata de personas, pero deben analizarse las pruebas y testimonios de las víctimas.

Cabe mencionar que entre los detenidos hay un hombre peruano y mujeres oriundas de otras provincias del país. El hombre encabezaría la banda de esta presunta red de trata.

Operativos en El Calafate y Puerto Deseado

La Policía de El Calafate realizó un operativo de control nocturno como hace tiempo no se hacía en la villa turística.

Efectivos de las dos comisarías y del Comando Radioeléctrico realizaron controles de personas en locales nocturnos durante el fin de semana.

El operativo apuntó a pequeños bares que tienen habilitaciones municipales que les permiten actividades bailables.

Fuentes policiales indicaron que entre las personas constatadas no se encontraron menores de edad. Tampoco se detectaron personas portando armas de ningún tipo.

La información policial indica que entre responsables y empleados de atención al público no se encontraron irregularidades, pero sí en el área de seguridad.

Las ordenanzas municipales vigentes dicen que los locales nocturnos deben contar con efectivos de fuerza de seguridad como “seguridad adicional”, más allá del personal propio.

Del control que se realizó en tres bares nocturnos, dos de ellos no tenían personal de fuerzas de seguridad como parte de su plantel de “seguridad”.

Las fuentes del operativo informaron que personal de la División de Investigaciones de El Calafate, conjuntamente con personal de la Unidad Regional Suroeste y de comisarías locales, efectuaron controles en los locales nocturnos “Ven a mí”, “La Viola” y “Bar La Rosa”. Dos hombres fueron trasladados a dependencias policiales, a fines de averiguar sus antecedentes y medios de vida, por carecer de documentación que acreditara sus identidades. En tanto que una mujer también fue demorada por averiguación de antecedentes, por no justificar filiación.

También en la madrugada del domingo se efectuaron controles en ocho locales nocturnos de Puerto Deseado. Desde la comisaría de esa localidad se informó que unas cuatro mujeres fueron trasladadas a la dependencia policial a los fines de ser identificadas, como también que se efectuó la identificación de 62 parroquianos.

No se precisó si se hallaron irregularidades en los comercios inspeccionados.

(Fuente La Opinión Austral)

Comentarios

comentar