La Asociación de Profesionales de la Salud, antes los hechos acontecidos en el día de ayer en la capital provincial, muestra su más “enérgico repudio” a las agresiones y golpes vertidos contra un grupo de trabajadores estatales que sufrieron en las afuera de la legislatura provincial, sólo por reclamar pacíficamente y pedir información para que “no se hipoteque más” el futuro de Santa Cruz. “El gobierno debe actuar con el ejemplo para lograr el entendimiento”, indicaron desde APROSA.

La Honorable Cámara de Diputados es la “Casa del Diálogo”, es el lugar donde los acontecimientos se resuelven y se deciden por medio de la palabra y el intercambio de ideas, para consensuar y a la vez para disentir, en la adopción de las mejores decisiones para nuestros ciudadanos.

Pero lamentablemente,  una vez más, “la fuerza de los trabajadores” fue invadida, víctima de un ataque irracional, violento y cobarde, que no resiste ningún análisis y justificación política, y que se remonta a épocas muy oscuras de este país, del cual los Argentinos ya hemos dado muestras superadoras, para que no se repitan nuevamente, entendiendo que la democracia es el único sentido de construcción colectiva que nos representa para avanzar y armonizar.

Para algunos, y en especial para el poder político, RECLAMAR, pareciera ser sinónimo de destitución. Y es todo lo contrario. Peticionar, pedir, solicitar, es un estado social que busca mejorar y superarse cada día. Y cuando el trabajador sale a la calle, es porque hay una situación que debe entenderse y atenderse. Y es este gobierno, en representación del estado, quien debe dar las soluciones correspondientes. Porque es su obligación y su función. Pero no haciendo uso de la violencia. Y mucho menos, viniendo desde el “Poder Legislativo”, donde el diálogo es el mecanismo ordenador de funcionamiento que sus representantes deben seguir. Todo inverso, a lo que tuvo que padecer un grupo de compañeros que únicamente solicitaban precisiones de lo que algunos estaban escondiendo a las espaldas del pueblo.

Lo que sucedió ayer, nunca más, debe volver a ocurrir. “El gobierno provincial, junto a su representante dentro dentro de la H.C.D., no debe actuar jamás con violencia. Ese, fue, es y será siempre el camino equivocado. Desde APROSA solicitamos para que “el gobierno recupere el diálogo”, con el ejemplo y con la obligación de estar al servicio de sus trabajadores. Desde su lugar, es indispensable, que convoque a un espacio de construcción social para “encauzar la normalidad”, ante un contexto conflictivo que se agudiza por la falta de soluciones profundas que no llegan y que los estatales seguimos esperando ante “una situación social que muchas veces desespera”.

Por último, le pedimos al poder político, que actúe con urgencia, con racionalidad pero sobre todo, con  transparencia, sin mezquindades ni revanchismos, y dentro de un marco donde prime “la cordura y el diálogo” para superarse y arribar a cualquier entendimiento, porque los trabajadores no queremos ser presos de ninguna disputa estéril, sólo buscamos una mejor provincia, con acuerdos y consensos institucionales para la prosperidad de las futuras generaciones.

 

 

 

 

Comentarios

comentar