Así lo definió la diputada de Encuentro Ciudadano, Gabriela Mestelán, quien cuestionó la certificación de cuentas del Tesoro Provincial que realizó dicho organismo a pedido del Ejecutivo. «Muestra números cerrados, no es imparcial en sus definiciones y, al pronunciarse sobre el periodo enero-marzo, no despeja la duda principal: si la provincia recibió fondos de Nación por alrededor de 1200 millones de pesos antes del 10 de diciembre», detalló la diputada.

La diputada de Encuentro Ciudadano analizó en detalle la certificación de cuentas del Tesoro Provincial que realizó el Tribunas de Cuentas de la provincia: «Lo primero que salta a la vista es que al referirse al periodo enero-marzo no despeja la duda principal por la que comenzó esta discusión: si la ex presidenta envió fondos por alrededor de 1200 millones de pesos a Santa Cruz, antes del 10 de diciembe. Además, la certificación muestra números cerrados y no movimientos.»
«Por otra parte, el Tribunal hace una clara valoración política en línea con el gobierno cuando dice en su resolución número 53 que ‘se puede tener un acabado conocimiento de la situación financiera que atraviesa Santa Cruz, echando por tierra los rumores y trascendidos malintencionados de algunos sectores de la política provincial y nacional respecto a supuestos ahorros que tendría la provincia’. ¿Qué es esta adjetivación sino una postura en favor del gobierno?», se cuestionó la diputada.
«Luego de esta resolución, volvimos a las fuentes y revisamos las obligaciones y facultades de este organismo provincial. Podemos leer que el Tribunal de Cuentas destaca entre sus valores la ‘independencia de criterio en todo momento y circunstancia’, así como debe cumplir con su ‘misión de manera imparcial realizando auditorías’. Queda clara su sintonía con el gobierno si evaluamos la manera en que actuó con esta última resolución que difundió el propio gobierno», razonó Mestelán.
Para finalizar su análisis, la diputada de Encuentro Ciudadano manifestó: «el verdadero problema de fondo es que el Tribunal de Cuentas nunca puso verdaderos límites al histórico manejo discrecional y oculto de los fondos públicos en la povincia. En tiempos tan difíciles para quienes vivimos en Santa Cruz, urge transparentar las cuentas públicas y el gobierno debería hacerlo retroactivo a 1991. La confianza pública sólo se construye con transparencia.»

Comentarios

comentar