Retiro Voluntario: La UOCRA acordó llevarse a su gente de Río Turbio

1869

Se conoció ayer que Carlos Romero, un alto dirigente de la UOCRA, habría acordado con Isolux Corsán, la constructora de la usina termoeléctrica en la cuenca carbonífera; retirar a su gente de esa obra. Se trata de 825 operarios especializados que se irían de los 1054 trabajadores afectados por la paralización de la obra que se produjo con la llegada del nuevo gobierno de Mauricio Macri. Se estima que solamente quedarían alrededor de 229 trabajadores santacruceños, a merced de las decisiones que tome el gobierno nacional. El proceso de retiro pactado entre el gremio y la patronal, se daría entre el 15 y el 25 de este mes.

En Río Turbio trascendió la preocupante novedad de una suerte de retiro voluntario que se habría pactado en horas de ayer entre la UOCRA y la empresa Isolux Corsán para que alrededor de 825 trabajadores, que en su mayoría se trata de mano de obra especializada, abandonen la obra.

El referente de la UOCRA Carlos Romero habría sido quien solicitó el acuerdo con la firma constructora.

Según trascendió, se terminan todos los contratos que Isolux Corsán UTE y Otros realizó con otras empresas, produciéndose la des afectación de todo el personal que depende de estás.

Esta acción se espera se haga efectiva el próximo 15 de febrero. Y de esa fecha, hasta el 25 de este mismo mes, se le estaría pagando a los operarios despedidos, los salarios atrasados, la primer quincena de febrero, y su liquidación final.
Son 1054 las personas alcanzadas por la paralización de la obra, producto del cese en la cadena de pagos por parte del gobierno nacional hacia la empresa constructora de la usina termoeléctrica.
De esos 1054 puestos de trabajo, se pierden 825 que son los que el sindicalista de UOCRA Carlos Romero acordó retirar. Se trata en la mayoría de los casos de mano de obra especializada, la mayoría de ellos oriundos de la ciudad de San Nicolás, Provincia de Buenos Aires; lugar de donde también es oriundo Romero. Otra parte son trabajadores que residen en la ciudad de Rosario, Santa Fé.

Los trabajadores que quedarían en la obra de la usina temroeléctrica, serían alrededor de 229, quienes pasarían a depender directamente de la empresa española; y se trata de personas que viven en Santa Cruz.

El pago a los trabajadores depende del pago de certificaciones atrasadas que debe cobrar la empresa constructora. La decisión para hacer dicho pago depende exclusivamente del Presidente Mauricio Macri y de su Ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.

Los 825 puestos de trabajo que se van de la usina termoeléctrica de Río Turbio, por voluntad del sindicato, se suman al achique de puestos de trabajo que se producen en todo el país por la paralización de la obra pública.

Comentarios

comentar