La Supervisión de Comercio y Bromatología inició un intenso operativo de control en los accesos norte y sur de la ciudad de Caleta Olivia, el cual dio sus primeros resultados.

Esta mañana se decomisaron 60 corderos faenados que eran transportados en la caja de una camioneta, esparcidos sobre una lona poco higiénica y sin que estén contenidos en un equipo de frío.

Los inspectores descubrieron esta anomalía e inmediatamente procedieron al decomiso de esta mercadería que ingresaba a la ciudad para su comercialización.

El supervisor Antonio Quiroga comentó que el operativo general comenzó a las 08:00 horas. Explicó que el control se hace a través de la normativa del Código Bromatológico, y que participan también empleados de Supervisión de Tránsito comunal. Precisamente, se pondrán en condiciones dos garitas, una en el sur de la ciudad y otra en el ingreso norte para que el control sea permanente.

Quiroga exhortó a la población de esta ciudad “que se abstenga de comprar mercadería no controlada. Actualmente hay mucha propaganda de que se venden corderos y lechones de manera ilegal y eso puede traer graves consecuencias a las personas”, dijo en referencia al peligro que implicaría consumir carne en mal estado.

“Nuestro objetivo es velar por la salubridad de Caleta”, aseveró Quiroga, y detalló que también se está reorganizando el área que está a su cargo “para mejorar la prestación del servicio” para la comunidad.

Gabriela Anderson, referente del área, detalló que la mercadería decomisada no poseía certificado de procedencia, “ni siquiera se sabe en qué condiciones se faenó”.

Con respecto a la mercadería incautada, expresó que será trasladada al basural de la ciudad, para que “sea desnaturalizada en presencia del chofer que la traía, para que no queden dudas de su destino final”.

DSCN9767DSCN9774 mercaderia decomisadaAntonio Quiroga

 

Comentarios

comentar