Rosario: bajó la tasa de homicidios pero las amenazas continúan

Compartir

Esta mañana una familia recibió una carta intimidatoria a sólo 30 metros de un destacamento de gendarmería.

Pese a que las estadísticas del último mes reflejan una histórica disminución en la tasa de homicidios, en Rosario, Santa Fé, el terror aún acecha a los vecinos y esta mañana una familia recibió una carta amenazante a 30 metros del Destacamento Móvil 2 de Gendarmería Nacional.

La violencia con sello de narcotráfico en la ciudad de Rosario despertó la conmoción en los primeros meses del 2024, ante los asesinatos de personas inocentes en represalia a las requisas realizadas por la policía en distintas comisarías y cárceles. Sin embargo, según las estadísticas oficiales del Ministerio Público de la Acusación y el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, marzo cerró con 11 homicidios totales, siendo el mes menos violento en una década.

De los números que reflejan los reportes oficiales se desprende una conclusión que se relaciona más con la alianza de los distintos grupos narcotraficantes que con una real disminución del temor que respira la ciudad. Esta mañana, en el barrio de La Tablada, debajo del portón de un domicilio ubicado sobre la avenida San Martín, entre Rueda y Virasoro, una nota amenazante apareció en la casa de una familia. “Viejo devolvé la casa. Este es el primer aviso. El segundo te hago desaparecer”, indicaba el remitente.

A 28 cuadras del hecho, un delincuente se apeó de un auto que estacionó en la puerta de una panadería de la zona e ingresó al comercio para amenazar a la empleada: “Dejen la casa o va a haber balas para todos”, lanzó, para luego huir al escuchar la bocina del conductor.

Sometida por grupos de delincuentes, la ciudad tuvo un inicio de año en el que las estadísticas reflejaron una situación distinta a la que viven los vecinos día a día. Recientemente, Ángel Di Maria fue víctima de esta situación con una amenaza anónima que llevó a la justicia a la detención de dos personas relacionadas con el caso.

Ante la acuciante situación, el gobierno de la provincia de Buenos Aires envió efectivos a Rosario para contribuir con la batalla contra el narcotráfico, que continúa dejando graves consecuencias en la ciudad.

También