Regularizaron la situación de 19 familias del Barrio Madres a la Lucha

Compartir

Con esta acción, el intendente Pablo Grasso, busca un ordenamiento habitacional del sector y dar seguridad a quienes ocupan estas tierras sin un instrumento legal correspondiente y que, desde hoy, podrán tramitar su título de propiedad del lote.

En una ceremonia que se llevó a cabo este sábado en el salón de usos múltiples del Barrio Madres a la Lucha, el intendente Pablo Grasso hizo entrega de los decretos de adjudicación a 19 familias que residen en este sector de la ciudad.

Se trata de una política social que permite afianzar su sentido de pertenencia y proyectar un futuro con seguridad. Para ello, cada titular deberá cumplir los plazos legales pertinentes marcados en la ordenanza 6477 del año 2008 y la modificatoria 8982 del año 2018.

Junto a Pablo Grasso se encontraban presentes la secretaria de Planificación y Obras Públicas, María Grasso, la directora de Tierras y Catastro, Carla Lobos, y la referente del Barrio Madres a la Lucha, Olga Herrera. También participaron secretarias del gabinete municipal, los diputados Eloy Echazú y Pedro Valenzuela, la concejala Soledad Kamú, y las familias que recibieron el decreto de adjudicación.

En la oportunidad María Grasso agradeció “a los vecinos que nos reciban en su lugar, para que nosotros podamos acercarnos al corazón del Barrio Madres a la Lucha. Estamos revalorizando la lucha que vienen teniendo cada uno de ustedes como vecinos del sector. Como dice nuestro intendente, no hay vecinos de primera ni vecinos de segunda”.

La funcionaria afirmó que “redoblamos nuestro compromiso para que podamos seguir trabajando juntos en el barrio”.

Por su parte, el intendente Pablo Grasso rememoró sus días como concejal, donde fue testigo de las dificultades que enfrentaban los vecinos debido a la falta de atención del Estado. “Vimos cómo la falta de políticas públicas, de interés institucional o de empatía desde el Estado, hacían que los vecinos tomaran decisiones que no eran de forma legal. Los ocupantes eran señalados como ilegales, pero lo que realmente necesitábamos era ocuparnos”, expresó Grasso, resaltando la importancia de brindar apoyo y soluciones a quienes más lo necesitan.

En este sentido afirmó que “después de 20 años de lucha, esfuerzo y reivindicaciones, hoy podemos construir una comunidad donde todos tiren para el mismo lado”.

“Siempre hubo excusas: que el vaciadero, que acá no se puede, que es imposible”, dijo el jefe comunal pero resaltó que “acá nos hacemos cargo”, en referencia a la actual gestión municipal. “El vaciadero no va a estar acá. Estamos trabajando para poder disminuir plagas, reorganizar este barrio y dignificar el esfuerzo que hacen desde hace muchos años, cuando muchos de los chicos acá presentes todavía no habían nacido”, reflexionó.

Además de la adjudicación de tierras, el mandatario se comprometió a trabajar en la mejora de servicios y la inclusión social en el barrio. “Estamos aquí para seguir luchando juntos, para exigir los servicios que merecen”, aseguró Grasso, destacando la importancia de la solidaridad y la perseverancia de la comunidad.

Grasso felicitó a los residentes por su determinación y los instó a seguir trabajando por una mejor ciudad. “Ojalá todos los barrios de la Argentina tengan el empuje, la lucha y la solidaridad que tuvo este barrio. Hoy el Estado viene a reivindicar algo que hace muchos años estaban esperando”, dijo.

El mandatario anunció que “antes del mes de junio, vamos a tener entregado el 100% de las adjudicaciones en venta a este barrio. Luego vamos a seguir trabajando para lograr mayores servicios, mayor inclusión, mayor beneficio para este sector que realmente ha crecido mucho”.

Para cerrar, habló sobre la llegada de los servicios y afirmó “es otra pelea que vamos a hacer juntos, vamos a estar al lado de ustedes para poder ir a exigirlos”.

En su testimonio, una de las vecinas, Angélica Guzmán, contó muy emocionada que vive en el barrio desde el 2014. Su familia está compuesta por su marido y sus cinco hijos, por lo que este trámite “es muy importante para nosotros que estamos luchando desde hace mucho tiempo para lograrlo. Es una alegría enorme tener la adjudicación porque nos da seguridad. Esto nos permitirá poner en condiciones los servicios. Hemos esperado un montón de años y se cumplió por fin”, dijo.

Por su parte, la vecina Olga Lidia Herrera, coordinadora de la Manzana, coincidió: “Eso es algo que se esperaba desde hace mucho tiempo. Por fin vamos a tener los servicios como corresponde”, dijo y agradeció al intendente Pablo Grasso.

“Para mí son 13 años de lucha, pero hay mucha gente que ha estado mucho tiempo más atrás que también lo merece”, dijo y confió en que esta acción se replique para las más de 500 familias que viven en este barrio.

También