Pablo Moyano le puso fecha a un posible segundo paro de la CGT

Compartir

El cotitular de la central obrera advirtió que marzo “va a ser un mes complicado”. De confirmarse la medida de fuerza, sería la segunda en cuatro meses de gobierno de Javier Milei.

El cotitular de la CGT, Pablo Moyano, advirtió que la CGT podría convocar a un nuevo paro general contra el Gobierno nacional en las próximas semanas.

“Seguramente vamos camino a un segundo paro. La CGT tiene que ir pensando una medida para finales de marzo o principios de abril”, sostuvo el líder camionero.

Entrevistado por Radio 10, Moyano también se refirió a la paritaria de Camioneros, que aún no fue homologada por el Ministerio de Economía porque superan el 15% que fijó Luis Caputo para febrero, en línea con las expectativas inflacionarias.

“Esperemos que se homologue el acuerdo sino la única salida será un gran paro de camioneros o una movilización”, advirtió el triunviro de la central sindical. Una nueva medida de fuerza de los camioneros se sumaría a los paros que semana a semana vienen realizando distintos sectores en contra de las políticas del presidente Javier Milei.

En ese sentido, Moyano advirtió: “Marzo va a ser un mes complicado”. “Cada actividad está defendiendo a sus trabajadores, por eso hay paros sectoriales, de aeronáuticos, ferroviarios, sanidad, maestros… El 24 de marzo también va a haber una marcha, una de las más grandes en los últimos años. Todo eso va a ir sumando a esa conflictividad social para que a finales de marzo o principios de abril, seguramente, haya una medida. Se tiene que ya ir pensando para esa fecha”, agregó.

A fin de mes, por lo tanto, los reclamos sectoriales podrían confluir en una nueva medida de fuerza de la CGT, la segunda en sólo cuatro meses de gestión.

El primer paro de la central sindical contra el DNU 70/23 de desregulación económica y la Ley Bases -hoy en comisión- fue convocado para el 24 de enero pasado 18 días después de que Milei asumiera el poder. Desde entonces, los endebles puentes entre el Gobierno y los sindicatos parecen haberse dinamitado.

También