ATE denunció 11.000 despidos durante el fin de semana y mantiene firme su amenaza de ocupar ministerios

Compartir

El sindicato que nuclea a los empleados del Estado prometió ocupar “de forma pacífica” las dependencias públicas en rechazo a las desvinculaciones en el sector. El Gobierno organiza un fuerte operativo de seguridad para impedirles el ingreso.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) protestará este miércoles contra los despidos en el Estado, mientras sigue latente la amenaza del sindicato de ocupar de forma pacífica los ministerios y otras dependencias públicas.

El secretario general del sindicato, Rodolfo Aguiar, advirtió que desde las 9 de la mañana “en todos los ministerios habrá presencia de los trabajadores en forma masiva para ocupar sus lugares”. La concentración principal, agregó, será frente a la Secretaría de Trabajo, dependiente del Ministerio de Capital Humano, ya que fue en ese área donde ocurrió la mayor cantidad de despidos, más de 500 sobre un total de 11.000 que se registraron en todo el país durante el último fin de semana.

“Vamos a ejercer nuestros derechos de huelga, manifestación y reunión. Si hay violencia y represión, la única responsable será la Casa Rosada”, dijo el líder sindical horas antes de la medida de fuerza.

En este contexto, el Gobierno Nacional, junto al de la Ciudad de Buenos Aires, podría montar un fuerte operativo de seguridad en algunos edificios públicos para impedir el ingreso de los trabajadores desvinculados. En las últimas horas, el ministro de Defensa, Luis Petri, remarcó también que el Poder Ejecutivo denunciará a quienes intenten tomar las sedes de organismos públicos y ministerios.

Sus declaraciones van en línea con la advertencia que hizo la semana pasada el presidente Javier Milei. Fue al contestarle en X a un posteo del abogado Alejandro Fargosi, quien aseguró que el mandatario no dejaría pasar el intento de los estatales de ingresar a los edificios públicos. “Correcto”, respondió el Jefe de Estado.

Aguiar, en tanto, insistió en que los despidos de los últimos meses son ilegales: “El Presidente se ha decidido a quebrantar el sistema jurídico argentino en su parte medular y tanto él como sus funcionarios podrían terminar presos. Provocar cesantías masivas en el Estado es suprimir derechos fundamentales de las personas y esa es una conducta tipificada en nuestro Código Penal”.

Más de 50.000 contratos siguen en revisión

Como parte del plan de ajuste que lleva adelante el Gobierno nacional, 11.000 contratos habrían caído el último fin de semana largo de Semana Santa. La cifra coincide con los 15.000 que anunció la semana pasada el vocero presidencial, Manuel Adorni, al aclarar los dichos del presidente Javier Milei sobre los 70.000 contratos que vencían el 31 de marzo.

Los 59.000 restantes, según agregó el portavoz, serían renovados por otros tres meses mientras continúa el proceso de auditoría que ordenó la Jefatura de Gabinete, a cargo de Nicolás Posse.

“El objetivo es llegar a lo que corresponde”, aseguró Adorni.

También