Uno de los negocios de más rentabilidad es prestar dinero, con casi nulo esfuerzo los que tienen dinero ganan más dinero prestandolo y cobrando por ello intereses y comisiones, a gran nivel, en la jerarquía de las grandes empresas, los prestamistas son llamados Bancos, los agentes intermediarios Financistas, y en el barrio, al que tiene guita para prestar, generalmente mal habida, se le llama usurero.

Como dijo Marcos Peña, Toto Caputo, el Ministro de Finanzas, viene de Jugar en la Champions Leage de las Finanzas, un número uno del mundo en la tarea de esconder dinero negro usando el truco de las mamuskas y abriendo cuentas off shore en cuevas fiscales a nombre de empresas radicadas en países con leyes favorables a los lavadores, simplemente sellos de goma que a su vez controlan otras sociedades anónimas, dueñas estas de otras empresas y así sucesivamente, tejiendo con esta artimaña un laberinto que hace difícil reconocer el origen de los fondos y a los dueños de las acciones, maniobras que sacó a la superficie la investigación conocida como “Panamá Papers”.

José Luis, que lleva el mismo apellido que su primo Niky Caputo, hermano del alma del Presidente según el mismo Macri declaró, dueño de algunas de sus empresas cuando Mauricio necesitó disimular su patrimonio dada su condición de funcionario público, amigote de la Banda del Newman, muchachos de una barra que gozaba de tener como integrante a un niño bien hijo de un destacado referente de la Patria Contratista.

José Luis, “Toto”, es simplemente el gran lobbysta, el vínculo del poder financiero con el poder político, por su lealtad a ambas partes Toto construyó confianza con los grandes bancos internacionales manejando el dinero de las empresas de familiares y amigos creando varios Fondos de Inversión, así, llegó a ser un alto referente del JP Morgan, entre otros famosos bancos extranjeros.

A mayor o menor nivel social, prestar dinero es un gran negocio, pero cuando involucra dineros públicos, en este caso del Estado Argentino, es imprescindible para los Bancos Internacionales tener enlaces cercanos al Presidente que le brinden información confidencial sobre las movidas económicas del gobierno, ya que lobby en inglés signifíca vestíbulo, los lobbystas son los que charlan en privado, en secreto, antes el vestíbulo era un buen lugar para ello, queda claro entonces que los lobbystas, como Toto Caputo, representan a los intereses económicos que sacan ventajas de su proximidad a quien transitoriamente tiene en sus manos las decisiones políticas, tarea por la que cobran jugosas comisiones.

Pero los prestamistas quieren cobrar el dinero que prestaron, es decir el capital, las comisiones, en lunfardo llamadas “cometas”, y los intereses, entonces prestan a la tasa más cara posible, para eso tienen un infiltrado en el gobierno al que disimuladamente llaman “El Gran Financista”, en el caso del Gobierno actual, esa figura la ocupa “El Toto Caputo”, el mismo que te demostró su poca monta como funcionario cuando en el Congreso le mandó un papelito con un emoticón a una diputada opositora, ahí quedó claro que la Champions Leage, en materia de calidad de política, le queda más lejos que la la Copa Libertadores a nuestro querido “Cholguero”, El Club Social y Deportivo Mar del Plata, en el que tuve el honor de vestir la casaca con la franja azul en el pecho.

Por Juan Balois Pardo.

Comentarios

comentar