Hace un año publiqué en “Voces y Apuntes” un artículo titulado ¿Qué es lo que acordó Avianca cuando acordó con Macri?, a más de ocho mil lectores les interesó el tema de los Conflictos de Intereses que caracteriza al Gobierno de Cambiemos y que encuentra en el ámbito aeronáutico comercial un ejemplo didáctico para dilucidar una modalidad de alto target para apropiarse de dinero merced al lobby, los testaferros y el mostrador giratorio que hace que ambos lados del mismo estén ocupados por empresarios acomodados.

En esa oportunidad abordamos la mutación de “MACAIR”, la ex empresa de Macri, a Avian, la empresa aérea argentina de propiedad de Avianca, y también el caso de Fly Bondi, la línea aérea de turbia proximidad al funcionario nacional Mario Quintana, que tantas noticias lamentables está generando en las últimas semanas. Si bien existen algunas empresas más vinculadas a la transferencia de rutas y negocios en materia de transporte aéreo de pasajeros, cargas y correo, los citados casos son hasta ahora los más notorios.

En los últimos días las noticias dejan claro que la autorización dada por el Ministro Dietrich al Grupo LASA SRL es más de lo mismo. El Ministro de Transporte de la Nación tiene como hombre de absoluta confianza a Agustín Rodríguez Grellet, tal es así que es funcionario de su ministerio en carácter de máxima autoridad de EANA, la Empresa Nacional de Navegación Aérea, no es casualidad que la hermana de este funcionario, la abogada Cecilia Rodríguez Grellet, sea la apoderada del Grupo LASA SRL, el que hace poco tiempo cambió su Objeto Social para poder dedicarse al transporte aéreo en todas sus modalidades comerciales.

Mientras Aerolíneas Argentinas continúa con un profundo y sospechoso deterioro, situación que en el artículo de hace un año tratamos ayudados por las causales de la renuncia de la ex titular de la empresa aérea de bandera nacional Isella Constantini, quien no quiso involucrarse en el vaciamiento de la empresa a su cargo y menos aún en la adjudicación de líneas a personas muy próximas a la cúpula gubernamental, LASA, la empresa representada legalmente por la hermana del funcionario de Dietrich, está lista para operar con las rutas que Dietrich le otorgó.

Lo que hace más empalagosa la torta de la matufia es que los aviones del Grupo LASA SRL fueron comprados con dinero prestado por el Banco Nación, sí, entendiste bien, con guita de Estado, la hermana del funcionario amigo del Ministro amigo del Presidente, compró aviones para operar rutas aéreas que el mismo Ministro le adjudicó ante la presentación de una simple nota. Así de fácil es ser empresario cuando estás muy cerca del poder.

LASA tiene adjudicadas rutas entre Comodoro Rivadavia, Calafate, Ushuaia, Río Grande, Trelew, Esquel, Bahía Blanca, Santa Rosa, Mar del Plata, y también las ciudades Chilenas de Temuco y Puerto Montt, itinerarios que se fortalecerán y ampliarán en función de la solidez de la intencionalmente alicaída Aerolíneas Argentinas.

Si Laura Alonso, que tiene que expedirse sobre el recurso interpuesto ante la Oficina Anticorrupción a su cargo, la deja pasar, los sureños podremos volar las rutas que no puede sostener LADE, en los aviones que la empresa privada compró con dinero del Estado y gracias a decisiones de empresarios amigos que se encuentran hoy en el Gobierno Nacional, representando supuestamente los intereses del país.

Por Juan Balois Pardo.

Comentarios

comentar