La madre de Emmanuel Pereyra, en su cuenta de facebook publico una carta agradeciendo a todas las personas que estuvieron presentes acompañando el dolor por la lamentable perdida de su hijo.

A continuación la carta:

Hoy recién puedo escribir…aunque la mente se obnubila, con los ojos llenos de lágrimas y las palabras que se tornan borrosas.

 

Mi alma tiene pena… una pena tan grande que por momentos dificultan la coherencia al escribir.

 

Sin embargo debo agradecer infinitamente a las autoridades de la Unidad Académica Caleta Olivia de la Universidad de la Patagonia Austral, quienes estuvieron a disposición constante en este duro trance que me tocó vivir. La colaboración prestada, la presencia de la decana en la ciudad de Bariloche constatando en todo momento el accionar policial en la búsqueda de Emmanuel, su atención y entendimiento en su trato, a pesar de que nadie está preparado para afrontar esta trágica perdida de un hijo tan amado, un alumno tan excelente, un amigo tan preciado.

 

Agradecer también a todos los que se hicieron eco de mi pedido y que a través de las redes alentaron y presionaron la búsqueda exhaustiva de Emmanuel, a pesar del protocolo

Al pueblo de Bariloche, que sin conocernos se puso a disposición en lo que necesitemos enviándonos muchos mensajes de aliento, de colaboración y contención que me ayudaron a seguir de pie-

 

A las autoridades, fuerzas vivas y de seguridad, a las instituciones gubernamentales, a la fiscal que llevo adelante el caso y trato de hacer menos duro mi peregrinar buscando respuestas y alternativas para aliviar tanto dolor.

 

A los medios de comunicación, que estuvieron atentos y a todos los que participaron en su búsqueda.

 

A todos los que nos acompañaron, familiares, amigos, compañeros y compañeras de Emmanuel, a los que viajaron con él, a los de su carrera, a Yesi y a Dana, esperando que la llama de Emma siga encendida en ellas y puedan concretar sus sueños.

 

A la Banda del Gorosito que lo lleno de banderas y gorritos del equipo del cual eran tan hincha y amaba tanto-

 

A los docentes y profesores que supieron ver en él un gran ser humano, un joven motor de ideas, siempre superándose e instando a seguir avanzando.

 

Emmanuel, mi hijo tan noble, hermoso por dentro y por fuera, con una sonrisa plena. Con mucha constancia y perseverancia fue superando casi todos los obstáculos que la vida le puso en frente. Su pasión por su carrera, su compromiso con la edición, sus cortos, sus proyectos a cumplir, esa era su vida.

 

Se fue buscando el mejor ángulo, las mejores luces….

 

Aun espero el mensaje: “Ma, ya llegue”.

 

Por favor, su muerte fue un accidente. Con mucho dolor, destrozada, angustiada, pero esto también es parte de la vida.

 

Emmanuel fue y será lo mejor que me paso en la vida, el me hizo madre por primera vez , fue mi amigo, mi compañero, mi sol. Y por siempre estará conmigo.

Emmita, hijo querido, te amo con todo mi corazón.

 

María Cristina Pereyra, por siempre mama de Emmanuel

 

Comentarios

comentar