Luego de que el juez Otranto fue apartado del caso por la Cámara del Comodoro Rivadavia, quedó en evidencia que durante los primeros treinta días de la investigación el Juez no se orientó hacia la conducta de la Gendarmería, sino que sospechó desde un principio de los ciudadanos argentinos mapuches que perpetraron el delito de cortar la ruta 40.

Juez Guido Otranto

Verónica Heredia es una prestigiosa abogada conocida en Comodoro Rivadavia por su destacada labor en el caso Iván Torres, desaparecido por la policía de Chubut en el año 2003, logrando condenas ejemplares, ante la ausencia del cuerpo de la víctima, su tarea profesional adquirió mayor relevancia, ya que en materia criminalística se usa la contundente afirmación “los cuerpos hablan” para significar la importancia determinante que la autopsia reviste en una investigación.

Es por esta razón que cuando, los demasiados frecuentes apremios o excesos de las fuerzas de seguridad concluyen en un asesinato, proceden a hacer desaparecer el cuerpo.

Verónica Heredia sabe que solo una fractura del pacto de silencio que, según afirmó en su denuncia existe entre Gendarmería y altos Funcionarios Políticos, permitiría disponer del cuerpo de Santiago Maldonado, pero también sabe que las tecnologías actuales aportan información muy valiosa y muchas veces resolutoria para la investigación de hechos penales.

Hoy, el juez Otranto fue apartado del caso por la Cámara del Comodoro Rivadavia, quedó en evidencia durante los primeros treinta días de la investigación la postura de Otranto quien no orientó su mirada hacia la conducta de la Gendarmería, la que debió ser la hipótesis principal, y recurrentemente desvió el eje, en sintonía con Patricia Bullrich y Marcos Peña, orientando la sospecha hacia los ciudadanos argentinos mapuches que perpetraron el delito de cortar la ruta 40, y que fueron ilegalmente perseguidos hasta la orilla del Río Chubut por Gendarmería, Fuerza que tenía la orden el Dr. Noceti, mano derecha de Bullrich, de detenerlos a todos.

Muchas acciones y declaraciones sin sustento realizó Otranto para presentar a los Mapuches como los principales sospechosos, el 17 de agosto agentes de fuerzas federales realizaron tareas múltiples de investigación en el territorio denominado Pu-Lof que los Mapuches recuperaron en 2015 y que integra los amplísimos dominios de Benetton, entre ellas la manifestación de que el rastrillaje no se pudo hacer porque los mapuches no lo permitían alegando que era tierra sagrada. Esto fue desmentido por los Mapuches y contundentemente por las imágenes de Prefectura mostrando como el propio testigo Matías Santana contribuía y conversaba afablemente con los buzos que buscaron infructuosamente en el río.

Mientras tanto, en procura de modelar opinión pública a partir de mentiras emotivas capaces de generar creencias, fenómeno conocido hoy como “post verdad”, los trolls y el uso anónimo de las medios electrónicos profundizaba la estigmatización e instalaba conclusiones irracionales como por ejemplo aquella que planteaba como inadmisible la declaración de Santana con el hiper compartido meme de “Indio con Binoculares, ja, ja!”.
En las últimas horas muchas novedades dan cuenta de fuertes indicios que respaldan el testimonio de Santana y muchos Mapuches más, que al principio se manifestaban encapuchados por temor, pero que ante el creciente respaldo periodístico y social, declararon con DNI en mano.

Los Gendarmes dispusieron de muchos días para borrar los mensajes, datos e historial de localización satelital de sus celulares, aun así, la Policía Federal, encontró audios comprometedores luego de examinar más de 70 celulares tardíamente secuestrados, obviamente no los de funcionarios políticos ni jerárquicos de la fuerza de seguridad.

En uno de ellos un gendarme reconoce ante su comandante que él está escribiendo el informe de sus compañeros que son lentos y que todos van a decir los mismo, en otro audio se escucha…”el que tenía a Santiago Maldonado era la sargento Sartirana”… Sartirana es un gendarme, es varón, fue el chofer de una de las camionetas involucradas, por ser chofer portaba arma de fuego con munición de plomo, una camioneta está fílmicamente registrada en un video divulgado por distintas agencias periodísticas saliendo por la tranquera del Pu-Lof con un bulto cubierto por una bolsa de plástico negro ubicado entre dos conos de color naranja que generalmente se usan para cuestiones de tránsito. El bulto negro no estaba en el vehículo cuando la camioneta ingresó al territorio mapuche, lo que otorga verosimilitud a la declaración de Santana que declaró que a Santiago le pegaron, lo cargaron a un Unimog y después lo pasaron a una camioneta y se lo llevaron.

No hay cuerpo para analizar, pero muchas pericias no quiso realizar el Juez que estaba investigando los hechos suscitados a partir de su propia orden de desalojar la ruta, Rolando Graña hace más de un mes que sostiene lo inadmisible que resulta que Otranto se investigue a sí mismo, lo que luego fue una de las razones de su apartamiento. Esas pericias intencionalmente negadas por Otranto fueron explicadas por el Ingeniero especialista en telecomunicaciones Ariel Garbarz y se basan en la información que existe en las HLR de las antenas de Movistar, con esos metadatos se reconstruye lo sucedido el 2 de agosto, el día después de la desaparición de Maldonado, momento en el que el teléfono de Santiago fue activado para recibir una llamada generada por su amigo Ariel Garzi , sin que nadie conteste. Según Garbarz en 24 horas Movistar puede aportar el listado de celulares que se ubicaban en la misma celda que el teléfono de Santiago, es decir, permitirá saber quiénes estaban en la cercanía, y reconstruir el escenario del día anterior y del día posterior contemplando todos los celulares circundantes, todos, también los de funcionarios políticos y judiciales.

Garbarz viajó oportunamente a Esquel, Otranto no lo dejó ser perito ni oficial ni de parte, Ahora hay un nuevo Juez a cargo del expediente, se llama Guillermo Lleral, ojalá oficie a Movistar el pedido de la información que puede aportar mucho para dilucidar parte importante de lo sucedido.

Ariel Garbarz, Ingeniero especialista en telecomunicaciones

Por Juan Balois Pardo

Comentarios

comentar