Columna de opinión de Juan Balois Pardo sobre el caso Maldonado, a casi 50 días de su desaparición forzada.

Patricia Bullrich, Ministra de Seguridad de la Nación y Pablo Noceti, jefe de gabinete del Ministerio.

Como sostuve en la primera entrega de esta serie de artículos vinculados al resonante caso de Santiago Maldonado… “la grieta actual está sustentada en la aversión hacia el que no opina en la misma sintonía, un “punto” de vista disonante implica que ese “punto”, desde el que el otro ve, está situado en la orilla de enfrente, por lo tanto, desde un simplismo nada reflexivo, es desvalorizado y descalificado”… Sucede que los hechos políticos determinantes del caso Maldonado pasan por: si la Gendarmería se lo llevó o no, a partir del hipotético caso de que se lo haya llevado, si las autoridades de la Fuerza de Seguridad por motu propio engañaron a sus superiores, si altas autoridades políticas o de gendarmería tomaron conocimiento de un delito perpetrado por un organismo del Estado y ante el temor de su posible significancia social adversa dispusieron encubrirlo, si un gendarme lo impactó con una pesada piedra a la vera del río, o, si se trató de un ardid Mapuche para perjudicar al gobierno utilizado electoralmente por el Kirchnerismo.
La opinión adquiere solidez en función de sus fundamentos, y las conclusiones que se obtienen ganan verosimilitud si tratamos el tema con la menor subjetividad posible y de manera analítica. Un ejemplo claro de “la grieta” es la desacreditación del otro solo porque no adhiere a una posición que, de antemano, se cree la única valida, tal es así que si los argumentos se orientan hacia un lado u otro de la grieta, a los que no les interesa contraponer razones sino imponer su inapelable verdad, descalificarán rápidamente al disidente catalogándolo de fanático “K” o “M” sin percatarse que, fanatismo, es justamente lo que está haciendo, negarse a considerar argumentos, rechazar la posibilidad de ser persuadido.
Fue su mano derecha, el propio Jefe de Gabinete de la Ministra de Seguridad, el enviado a la zona de Cushamen para resolver el conflicto generado por activistas Mapuches que, en reclamo del cumplimiento del inciso 17 del artículo 75 de la Constitución Nacional, que reconoce su preexistencia y su derecho a la propiedad de las tierras, cometieron reiterados delitos como cortes de ruta y daños a la propiedad. Se trata de Pablo Nocetti, abogado que entre sus antecedentes registra haber defendido a represores de La Pampa y Entre Ríos, vinculados a la desaparición de personas en la Dictadura, a Migel Etchecolatz y haber sido socio del estudio que defendió al ex Presidente Dictador, el General Leopoldo Fortunato Galtieri.
Conforme expresa un documento de gendarmería, Nocetti organizó y condujo una reunión con autoridades políticas y de distintas Fuerzas de Seguridad el día 31 de Agosto en San Carlos de Bariloche, el mismo día que se iniciaron los operativos, su firme postura orientó el procedimiento hacia la detención de los piqueteros en función de tratarse de un hecho flagrante, reiterando que la flagrancia inhibe a las Fuerzas de la necesidad de una Orden Judicial. Las declaraciones del Ministro de Gobierno del Chubut Pablo Durán en la Legislatura Provincial, con respecto a la reunión de la que participó, así lo confirman.
Me llama la atención que la Orden Judicial para hacer cesar el delito ya había sido generada por el Juez de la causa Guido Otranto, y que no obstante ello, Nocetti insistió en la reunión de coordinación de los operativos con un discurso de alto tono promoviendo las detenciones y destacando el paraguas protector que, en su opinión, genera la flagrancia, interpretación legal que se relativiza en función del uso apropiado de la fuerza, del apego a los protocolos específicos, y de la circunscripción de la intervención al delito, en este caso, al corte de ruta, situación que cambió diametralmente cuando los gendarmes ingresaron al territorio Mapuche, por ellos denominados Pu-Lof, el que se transforma en un acto ilegal por no contar con Orden de Allanamiento.
La misión encomendada a Nocetti queda en evidencia en las declaraciones periodísticas que efectuó a medios locales, el audio divulgado por una radio de Esquel es contundente, Nocetti afirma en tono férreo…“los vamos a detener a todos”…
Llama la atención que luego de la reunión las autoridades políticas y policiales de Chubut dieron instrucciones a sus subalternos de no participar de actividad represiva alguna, sino solamente colaborar con el despeje de la ruta para evitar que durante la intervención sobre el piquete haya particulares en las inmediaciones. Es racional inferir que el Ministro del Gobierno de Das Neves percibió los riesgos que implicaba la arenga del representante del Ministerio de Seguridad de la Nación planteando el objetivo político de detenerlos a todos con la protección de la figura de flagrancia.
Conocida la desaparición de Santiago Maldonado, claro queda, que la decisión del Gobierno Chubutense fue acertada, y, a partir de las declaraciones de Durán, quedan en evidencia las mentiras de la Ministra Patricia Bullrrich formuladas en el Congreso el 16 de Agosto, de las que me ocuparé en el siguiente artículo, por hoy resalto solo una muy importante, manifestó que Nocetti no tuvo nada que ver, que los funcionarios de su ministerio no dan ordenes operativas, que su Jefe de Gabinete solo pasó por ahí y saludó.

Por: Juan Balois Pardo

Comentarios

comentar