Empleados municipales se dirigieron al Palacio Comunal e iniciaron una quema de cubiertas. En tanto, la secretaria privada de un funcionario municipal manifestó que se tornó irrespirable el aire debido al humo  y además activaron los matafuegos. “No se puede atentar contra la vida de la gente”, indicó. Por su parte, un delegado de los trabajadores señaló que el Intendente priorizó otras cosas y no al trabajador.

Los trabajadores municipales se encuentran llevando adelante diversas medidas de fuerza en el marco del paro por tiempo indeterminado, ante el no pago de aguinaldos. Es así, que además de apostarse en el corralón Bark, en la mañana de hoy se dirigieron a la Municipalidad de Río Gallegos, donde iniciaron quema de cubiertas.

Por otra parte, uno de los delegados señaló que buscaron las “mejores formas” y de forma pacífica con la intención de que el Intendente Roberto Giubetich “se dé cuenta”.

Remarcó a su vez que los contribuyentes pagan impuestos por cosas que no se están haciendo y el Ejecutivo ha dejado de lado el municipal y priorizó el pago a privados u otras cuestiones, sostuvo el delegado municipal.

Momentos después, se conoció que le indicó a los empleados que se retiren de las instalaciones por la densidad del humo que complicaba el ambiente en el cual se desarrollan las actividades.

Fuente Tiempo Sur

Comentarios

comentar