Hacía menos de un mes que Stiuso era un ex espía y Nisman sabía, o presentía, que pronto se produciría su final al frente de la investigación del atentado de la AMIA después de 17 años de infructuoso trabajo. Regresó para presentar la denuncia contra la Presidente CFK, para destacados juristas y para los referentes y defensores del Gobierno Kirchnerista la acusación no tenía sustento, para algunos medios y sectores políticos opositores era contundente.
Luego de la  muerte del padre de las hijas de la Jueza Federal de San Isidro el requerimiento de instrucción del Fiscal Pollicita llegó a manos del Juez Rafecas quien desestimó la denuncia del Nisman entendiendo que del extenso escrito presentado no surge condición alguna para iniciar una investigación.
La denuncia formulaba dos hipótesis de delito, la primera de ellas sostenía que el Memorándum de Entendimiento votado por el Congreso preveía la constitución de una Comisión de la Verdad integrada por notables y destacados Juristas cuyo accionar  implicaría un delito, y la segunda de ellas consideraba que el gobierno gestionaba la baja de las Alertas Rojas de Interpol a cambio de operaciones comerciales entre los dos países.
Rafecas explica que la Comisión de la Verdad que se encargaría de interrogar a los acusados en su País nunca estuvo vigente, nunca se concretó y luego el Memorándum fue declarado inconstitucional.
Sobre las gestiones secretas de Timerman para bajar las Alertas Rojas de Interpol solo inferidas por supuestos periodísticos, Rafecas afirma que la pretensión de solicitar la declaración indagatoria del Canciller Argentino resulta inadmisible y contundentemente refutada por las constancias y extensas explicaciones emitidas por el Secretario General de Interpol. Las operaciones comerciales denunciadas como objetivo del supuesto complot nunca se concretaron.
No hay en la denuncia un solo elemento de prueba ni indicio del delito de encubrimiento planteado por Nisman, no existe elemento alguno que apunte hacia la instigación o preparación de un futuro delito, circunstancia que en el vigente Estado de Derecho no está tipificado como acto ilegal y es además una clara frontera que distingue a un sistema democrático de uno autoritario en el que el poder punitivo también cae sobre la  idea o preparación de un posible camino hacia un delito.
No hay una sola circunstancia que envuelva a Timerman en la “Democracia Paralela de Facto” denunciada por el Fiscal, y las escuchas, de conversaciones de la que no participa un solo funcionario nacional, solo revelan la frustración de operadores pro-iraníes ante la inflexibilidad de la Diplomacia Argentina que pretendió en todo momento lograr que los prófugos declaren, y el fracaso del propósito de los mismos de bajar las alertas rojas, lo que nunca sucedió y claro quedó solo era potestad del Juez de la Causa.
En instancia de Casación el Fiscal De Luca ratificó lo resuelto por Rafecas coincidiendo con él en la ausencia de delito.
En su escrito Nisman elogia  la actitud del Ejecutivo Nacional mediante sus discursos en la ONU y destaca que tanto el ofrecimiento en 2010 para que los acusados sean juzgados en un tercer país, como la firma del Memorándum en 1013, fueron la entendible consecuencia de la irreductible negativa Iraní a colaborar con el avance de la causa.
Vale recordar que cuando la investigación giró hacia la Pista Iraní, luego de la nulidad del proceso de persiguió la Pista Local para encubrir la responsabilidad Siria, el Estado Iraní denunció internacionalmente a muchas autoridades intervinientes en la vergonzante investigación que realizó la Justicia Argentina entre ellas el mismo Presidente Menem y su Ministro Corach.
El escrito en el que estampó su firma Nisman al otro día de regresar de Europa sin su hija, documento que algunos creemos que no fue producto exclusivo de su pluma y que hasta las últimas horas de su vida el Fiscal estuvo  intentando mejorar para su presentación ante Diputados, echo evidenciado en una foto que envió por whatsApp, impulsó otras iniciativas judiciales, algunas absurdas, como la utilización de la figura de “Traición a la Patria”.
La  Constitución Nacional reserva esa figura para situaciones de guerra, “Traición a la Patria” fue la razón de la denuncia  efectuada por la DAIA y dos abogados consecuentes  con  EEUU e Israel que, Ohh!, paradójicamente, tiene en sus manos el Juez de menor ponderación del país, nombrado por la servilleta de Corach, el mismo que once años atrás fue escandalosamente apartado de la causa AMIA por encubrir a sus jefes políticos embarrando la Pista Siria y coimeando a Telleldín con U$D 400.000 de la SIDE… SÍ… ACERTASTE… BONADÍO… ARGENTINA, PAÍS GENEROSO!

Comentarios

comentar