En 1997 Nisman fue designado para trabajar como Fiscal en la investigación de la explosión de la AMIA acaecida el 18 de Julio de 1994, su tarea de reunir pruebas la realizó junto a Policía Federal y la SIDE, comenzó a profundizarse su cercanía con el “James Bond” vernáculo, quien desde 1992 sostiene la pista Iraní en función del atentado a la Embajada de Israel volada el 17 de Marzo de ese año, aun así, no pudo evitar que dos años después en la sede de la Mutual Judía murieran 85 víctimas.
La hipótesis que adoptó Nisman en cuanto a la responsabilidad por el atentado a la AMIA fue llamada “La Pista Local”, consistente en atribuir a la maldita policía bonaerense el encubrimiento de células terroristas que al inicio de la investigación se suponían que respondían a la República Árabe Siria.
La Causa se convirtió en una vergüenza nacional, la tarea de encubrimiento dada por un pacto político judicial en el que la desprestigiada SIDE Argentina se encargó de embarrar la investigación, fue uno de los principales fundamentos para que la justicia anule el viciado juicio y absuelva a los imputados.
El 2 de septiembre de 2004 el tribunal dictó sentencia, todos los acusados quedaron libres de culpa y cargo y se libró orden de investigar a Carlos Telleldín, por cobrar una comisión de más 400 mil dólares para involucrar a los policías bonaerenses, con participación los Comisarios Rivelli y “El Fino” Palacios, incriminados como participes del complot . También ordenó el tribunal investigar al entonces Presidente Carlos Menem acusado de ordenar el desvío de la investigación para proteger a los Sirios, su ex ministro del interior, Carlos Corach , también integra la lista de imputados por haber articulado el encubrimiento con Anzorregui, ex jefe de la SIDE, igualmente acusado, así como el Presidente de la DAIA Rubén Beraja dueño además del posteriormente vaciado Banco Mayo y el propio Juez de la causa Juan José Galeano por haber habilitado el pago a Telleldín con dinero proveniente de la SIDE, organismo que dispone de fondos reservados y excepciones jurídicas que han permitido desde hace décadas el financiamiento de actividades ilegales.
Nace la causa por encubrimiento de la Pista Siria, Nisman sobrevivió a ella a pesar de haber trabajado en esa orientación durante siete años y haber sido objetado en la causa en Abril del 2004 por ocultar el pago a Telleldín, del que fue partícipe necesario, y se tomó licencia cuando sus compañeros en la tarea judicial fueron apartados, lo que fue considerado por ellos una traición.
Sorprende que la Pista Siria, la pista encubierta por el pacto político judicial, fue dejada de lado, el 13 de Septiembre de 2004 Nisman es designado por el Presidente Néstor Kirchner a cargo de un organismo gestado para dar más poder investigativo a quienes en nombre del Estado Argentino debían procurar resolver el atroz atentado, le otorgó autonomía funcional y presupuesto propio y la llamó la Unidad Fiscal AMIA.
Los ex colaboradores de Nisman estaban muy molestos, consideraban que la designación era injusta, el Tribunal Oral Federal había ordenado investigar el desvío de la causa AMIA y el encubrimiento, claro, el marido de la Jueza Federal Arroyo Salgado era, para ellos, uno de los principales responsables del fracaso judicial. Al aislarse y dejar pegados a sus compañeros, Nisman, ratificó la condición de traidor propinada por sus ex compañeros judiciales.
Ya muy cercano al famoso espía denunciado públicamente por Beliz de embarrar la causa, de ser capaz de armar cualquier operación ilícita, y de ser el carpeteador que todos los políticos y jueces temen, Nisman tomó únicamente la pista Iraní que desde el atentado a la Embajada en 1992 ofrecía Stiuso, el agente Argentino más cercano a la CÍA y el Mossad, agencias de inteligencia que orientaron siempre las sospechas hacia el enemigo político de los EEUU e Israel.
Fue esta alianza de espionaje internacional sindicada como responsable de “Atentados de Falsa Bandera”, fenómeno dado en varios países del mundo de los que son sistemáticamente responsabilizadas facciones terroristas Islámicas, como sostiene categóricamente la periodista Stella Calloni.
En el año 2006 Nisman presentó su denuncia responsabilizando al Hezboláh y en el mismo escrito elogió la destacada tarea del agente de inteligencia más sospechado y denunciado del país, “El Ingeniero Jaime Stiuso”.
Sonado fue el título periodístico que en su momento otorgó el discurso de la representante de la Asociación” Memoria Activa”, compuesta por familiares de víctimas de la Amia, Diana Malamud, quien denominó “Ensalada de Berro” al principal argumento de Nisman para sustentar la nueva línea investigativa, “La Pista Iraní”.
El Fiscal, informado por el espía Jaime, sostuvo que en la triple frontera, del lado Argentino, existía una casa de cambio que oficiaba de fachada de Iraníes, entre ellos Ibrahím Hussein Berro, a quien sindicó en una conferencia de prensa realizada en noviembre de 2005 como el inmolado Libanés autor del atentado.
En EEUU el Fiscal interrogó dos meses antes de la conferencia a los hermanos del supuesto chofer suicida ante la fiscal de Michigan, Bárbara McQuade, la declaración obra en el expediente, cometió así el ex marido de la querellante Jueza Federal una indisimulable contradicción que mereció la reprimenda del Tribunal Federal Oral N° 3 por su ”irregular proceder y sus valoraciones parciales y arbitrarias de las pruebas”, lo dicho por el Fiscal a la prensa y a los familiares no coincidía con las declaraciones que a él y a la Fiscal Norteamericana le formularon los hermanos Berro.

Comentarios

comentar