Editorial de Políticamente Correctos del día martes 27 de septiembre por el Profesor Carlos Norberto Gómez.

Un señor o una señora tira un papel en la calle y muchos lo ven, pero nadie dice nada… y si alguno se atreve a advertírselo al señor o la señora, seguramente todos lo trataran de loco o de loca y le diran NO TE METAS… o QUE TE IMPORTA  A VOS … y entonces humillado bajara la vista y seguirá sin decir más . .

Los docentes están de paro, más de 50 días y a nadie le preocupa, el gobierno no da ninguna respuesta y los ciudadanos de esta provincia, (que la mayoría manda sus hijos al colegio) mira para otro lado  y no dicen nada… se la arreglan como pueden.  La mayoría deja dormir a sus hijos tranquilos, en tanto que algunos los mandaran a las clases de apoyo de la Unión Vecinal, otros contratan un maestro particular, (para que no se olvide de lo que aprendió hasta ahora) y un pequeño grupo,  (los que pueden)  inscriben a sus hijos en un colegio privado, (donde nadie hace paro) o los mandan a estudiar con los hermanos mayores en otra provincia.  Pero nadie sale a reclamar y a accionar para el conflicto termine y los docentes vuelvan a clase.

Los empleados municipales, están de paro desde hace meses; porque cobran cuando la Municipalidad puede juntar algo de plata… en tanto se corta la ruta y todos (los habitantes de la ciudad y los que van de paso) se ven perjudicados… Pero que se arreglen los municipales solos. A nadie se le cae una idea para acercarle al sindicato o al intendente para alcanzar una solución definitiva al problema. Nadie se preocupa. No es su problema.

La actividad petrolera está en crisis, en las empresas despiden gente, pero como no somos petroleros, no importa que se las arreglen ellos… ¿porque no ahorraron y guardaron algo para el futuro si todos sabían que se venía la crisis’. El problema sigue siendo de otros. Mientras  nosotros tengamos trabajo no hay problema.

Vemos a los alumnos de una escuela pelearse en una esquina y a nadie le importa, que se arreglen entre ellos. A los golpes se hacen los hombres y los problemas se solucionan así, sabiéndose defender en la vida.  Y vemos muchos otros jóvenes alentando que siga la pelea y nadie dice nada… todo está bien… es normal…  Y a nadie le importa y nadie se mete.

Entran a robar a una casa y a otra y a otra más y no decimos nada… Es la maldita inseguridad que llegó a instalarse a este pueblo tranquilo… pero nadie hace nada… que pongan más policías, que las leyes sean más duras, especialmente con los jóvenes o también donde estarán los padres de esos chicos que no hacen nada para disciplinarlos?  El problema siempre es de los otros: ahora es de la policía o de los padres de los jóvenes, pero nunca es de todos y por lo tanto, mientras no nos toque a nosotros, nos quedamos tranquilos y que otro se ocupe del problema.

Tampoco nos importa demasiado, que nuestros jóvenes participen en las distintas actividades sociales deportivas, escolares y se esmeren y obtengan los mejores resultados. ES SU DEBER, como jóvenes, pero no hay reconocimientos para esta mayoría de jóvenes que hace las cosas como todos pretendemos, que participan, que logran éxitos, que se preocupan.  La indiferencia es tan poderosa!!!…

Y tampoco hacemos nada cuando vemos que un par de autos van corriendo una picada, en pleno centro de la ciudad, y lamentamos la muerte de pobre hombre o mujer que se cruzó justo delante, ¡qué mala suerte cruzar la calle en la madrugada cuando dos inconscientes venían a toda velocidad! Y seguimos de largo… vemos los autos destrozados y nos vamos a dormir tranquilos… no era nadie conocido.

Y no decimos nada cuando vemos a adolescentes casi niños, alcoholizados, con una botella de cerveza o una cajita de vino sentados en la esquina del barrio o drogándose en la calle o en algún lugar de la playa de la ciudad. …. Tal vez pensamos, que hace la policía que permite esto?… ¿porque nadie controla lo que sucede en este pueblo? Y sigo caminando y yo tampoco digo ni hago nada por esos chicos. El problema sigue siendo de otros.

            Y no decimos nada, cuando un policía le pide documentos (casi siempre en forma violenta) y requisan sin razón a un grupo de jóvenes… pasamos de largo indiferentes… algo habrán hecho… “Mira la cara y la pinta que tienen esos tipos seguro son de tal o cual barrio”…” todos iguales … “Todos sospechosos.

Y nos horrorizamos cuando una mujer aparece muerta por violencia de género, cuando una patota de adolescentes mata a otro para robarle en plena calle y nadie ve nada. O cuando un joven aparece muerto, Golpeado en circunstancias pocos claras en una comisaria… Entonces ahí si vamos a las marchas para pedir JUSTICIA. Y PENSAMOS “todos los hombres son IGUALES, SON MACHISTAS Y ASESINOS DE MUJERES… O QUE TODOS LOS JOVENES SON VIOLENTOS, DROGADICTOS Y ALCOHOLICOS Y TIENEN QUE ESTAR PRESOS O TODA LA POLICIA ES IGUAL… son todos asesinos… Y TERMINA LA MARCHA Y NOS VOLVEMOS A CASA tranquilos….YA PEDIMOS JUSTICIA.

Para finalizar esta reflexión, no puedo dejarles una receta…  No la conozco … solo sé es que la solución solo se puede lograr si hacemos un nuevo contrato como sociedad. Contrato para terminar con la INDIFERENCIA y hacernos cargo de los problemas que tenemos como sociedad y no esperar que otros lo solucionen.

Desde lo cotidiano, podemos hacer algo? Conversando con el vecino podemos ser más solidario y solucionar algunos pequeños problemas de la cuadra? ¿Podemos darle contención a un niño que anda solo en la calle porque su familia no tiene tiempo para él? ¡Podemos acercarnos a los jóvenes y conocer sus problemas y ayudarlos?  ¿Podemos ayudar a la víctima de un accidente? Podemos detener nuestro auto y como adultos intervenir en una pelea de pareja o entre jóvenes e invitarlos a tomar un café y reflexionar con ellos? ¿Podemos tener la valentía de denunciar al vecino inescrupuloso que vende alcohol de manera clandestina, o al que trafica y vende drogas en nuestra ciudad? ¿Podemos exigirle a nuestros gobernantes que la educación sea una PRIORIDAD COMO POLITICA DE ESTADO y que no haya jóvenes en la calle? y también podemos pedir que ¡ la EDUCACIÓN DE NUESTRA POLICIA sea jerarquizada?… de manera tal que todos los aspirantes hayan terminado el secundario y tengan al menos dos años de instrucción como agentes públicos responsables de la seguridad de todos y que los oficiales además tengan títulos universitarios de grado en alguna disciplina social?.

¿Y si sumamos ideas entre todos?

Porque no hay soluciones mágicas… Pero si mucha más gente se compromete con el vecino, con el otro, con el trabajador, con el joven y con el adolescente, tal vez tengamos que ir a menos marchas pidiendo JUSTICIA, PORQUE SABEMOS QUE LA INDIFERENCIA MATA!!!

Comentarios

comentar