El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Cruz suspendió a prueba por un año una causa contra una mujer que está acusada del delito de suministro de estupefacientes a un preso.

Además, los jueces aceptaron la propuesta de reparación económica de 100 pesos pagaderos en una cuota. También deberá abonar el mínimo de la multa de 225 pesos y las costas del proceso.

Asimismo se estableció como norma de conducta que deberá fijar domicilio y realizar, por el término de un año, presentaciones mensuales en la Delegación de Caleta Olivia de Prefectura Naval Argentina, abstenerse de consumir drogas, abusar de bebidas alcohólicas y cometer nuevos delitos, todo ello mientras dure el término de la suspensión con control del juez de Ejecución competente.

La acusada es Daiana Torres de 26 años, quien habría cometido “el delito de suministro de estupefaciente en forma ocasional, a título gratuito, y para uso personal del receptor, agravando la conducta por haberse cometido en un lugar de detención”.

La defensa de la joven, que no cuenta con antecedentes, propuso la reparación del supuesto daño, ofreció el pago de 100 pesos, y el mínimo de la multa prevista en el tipo legal.

Por otro lado, se le explicó a la imputada los alcances del instituto de la suspensión de juicio a prueba y las consecuencias que acarrea el incumplimiento de las condiciones que se le impusieran, ratificando su solicitud de suspensión de juicio a prueba.

Los jueces Jorge Chávez y Alejandro Ruggero, resolvieron por la cual se suspendió a prueba por un año la causa contra la joven.

Fuente: La Opinión Austral

Comentarios

comentar