Maquinaria e instalaciones fueron dañadas este domingo en el vaciadero municipal de Puerto Deseado, durante confusos hechos de los cuales el SOEM y la comuna se acusan mutuamente.

Tras casi 60 días de paro -con tomas en el gimnasio, basural, municipio y un corte sobre la Ruta N°281- no se vislumbra solución al conflicto.

Los municipales -que reclaman un 50% de recomposición salarial- prometieron recrudecer el corte de ruta y “no dejar pasar a nadie”, mientras que el intendente, Gustavo Gónzalez, vendría esta semana a Río Gallegos a gestionar una ayuda financiera.

Momentos en que el personal de SOEM no se encontraba en el vaciadero, el intendente González se acercó al lugar con parte de su comitiva y la presencia de efectivos policiales. “Constatamos con la policía que en el basural no había gente de guardia, entonces nos acercamos al mismo para descargar dos camiones de basura”, relató  el mandatario comunal, agregando que al llegar al mismo se vieron imposibilitados de entrar por el bloqueo establecido en la entrada por el SOEM, motivo por el cual intentaron poner en marcha una excavadora para liberar el paso.

“Quisimos poner la máquina en marcha, pero por falta de gasoil sólo pudimos correrla y cuando intentamos cargarla llegan 6 o 7 municipales diciendo que nos retiremos del lugar. No se produjeron incidentes, estábamos por irnos, subimos a los vehículos municipales y nos retiramos”.

El SOEM argumenta una versión diferente: “El Intendente junto con su comitiva y la policía entraron y destrozaron el vaciadero, queriéndose llevar una máquina y rompiendo la misma para llevársela”, explicó a TiempoSur Digital Lorena, afiliada de SOEM, quien aduce que “forzaron la puerta, rompieron todo adentro; el vidrio de la máquina porque no tenían llaves y la policía fue cómplice, porque no respondieron ante la denuncia, como tampoco lo hizo el juez, ni tampoco el comisario Varela.

Entre lo que habría sido retirado del vaciadero se encontraría un compresor, dos engrasadores y caloventores, además de los daños producidos en el interior de la garita y las instalaciones.

Según los manifestantes, la intención de González era recuperar un camión y camionetas utilizados para realizar operativos paliativos de recolección de residuos durante parte de los 60 días de paro que lleva el gremio. Los mismos habrían sido en su momento trasladados por el SOEM al vaciadero para evitar que los operativos continuaran. Los empleados comunales argumentan también que cuando fueron a efectuar la denuncia policial por los daños, en la seccional se permitió brindar testimonio solamente al secretario general de SOEM en Puerto Deseado, Daniel Vidal, y no “al resto de los testigos allí presentes”.

Esto fue categóricamente negado por el Intendente, quien sostuvo que al momento de llegar y de retirarse del predio, no había daños de ningún tipo y que se contaba con las llaves tanto de la garita como de la máquina en cuestión.

“Si ellos nos quieren echar la culpa a nosotros de los destrozos, están muy equivocados, nunca lo haríamos, es patrimonio del municipio y en todo momento estuvimos acompañados por 8 efectivos policiales, que son los que van a poder atestiguar, ya que se abrió un oficio antes que la denuncia”, sostuvo el jefe comunal.

Por otra parte, los trabajadores decidieron no acatar la Conciliación Obligatoria dictada por el juez Oldemar Villa, lo que implicaría el descuento de los días no trabajados. A raíz de ello, desde ayer acordaron realizar retención de tareas y quite de colaboración en sus lugares de trabajo.

(Fuente Tiempo Sur)

Comentarios

comentar