El CABI de la Escuela Industrial N° 4 de Río Gallegos realizó una campaña solidaria para reunir alimentos no perecederos donados por los estudiantes que asisten todos los sábados a los talleres. Junto al Centro de Estudiantes están trabajando en la jornada solidaria por el “Día del Niño”.

El CABI de la Escuela Industrial N° 4 de Río Gallegos realizó una campaña solidaria para reunir alimentos no perecederos donados por los estudiantes que asisten todos los sábados a los talleres y junto al Centro de Estudiantes están trabajando en la jornada solidaria por el “Día del Niño”.
El Programa Colegios Abiertos –que implementa el Consejo Provincial de Educación a través del Área Política Socioeducativa- propone un espacio complementario a la jornada escolar en los cuales un equipo integrado por coordinador, promotor de salud y talleristas diseñan propuestas con nuevas formas de estar y de aprender en el colegio.
Con este fin, el CABI de la Industrial 4 ofrece a los chicos y las chicas los siguientes talleres: Graffitti, Vóley, Futbol, Reciclado y Medio Ambiente, Murga, Fight Do y Break Dance.
A partir de una iniciativa de los estudiantes, el fin de semana se desarrolló un campeonato deportivo cuya inscripción consistía en un alimento no perecedero para ser destinados a familias de bajos recursos designadas por el Departamento de Orientación de la institución.
Al respecto, la coordinadora Alejandra Haro afirmó: “Queremos seguir trabajando así y para el Día del Niño, junto al Centro de Estudiantes, estamos pensando la jornada ‘Por la sonrisa de un niño’ para reunir juguetes en buen estado entre los propios alumnos y además realizar un evento en el que presenten muestras de cada taller y realizar un kermes para invitar a todos los chicos”.
“Estas propuestas surgen a partir del propio interés de los chicos de hacer actividades solidarias y mostrar lo que ellos hacen”, afirmó la coordinadora y detalló que en los próximos meses esperan poder trabajar en el parquizado de la escuela con el taller de Medio Ambiente y participar del desfile de carrozas del 21 de septiembre junto al taller de murga.
Asimismo, Haro valoró este espacio ya que consideró que “levanta el autoestima de los chicos, promueve la solidaridad y aprenden a compartir entre ellos”. También destacó el trabajo articulado con el equipo directivo, el Departamento de Orientación de la Escuela y el Centro de Estudiantes.
Por último, señaló que espera para las próximas semanas “mayor participación de estudiantes y de los profesores, para que puedan acercarse a este espacio”.

Comentarios

comentar