Las empresas extranjeras que operan en el país optan como forma de reducir sus costos salariales en eliminar o reemplazar en sus nominas a los profesionales extranjeros por nacionales. Un técnico “expatriado” puede implicar unos 300 mil pesos mensuales contra los 100 mil de uno nacional.

Algunas empresas extranjeras que operan en Argentina en la industria del petróleo están reduciendo sus costos salariales en dólares recortando en sus nóminas de personal la presencia de profesionales extranjeros, habitualmente llamados “expatriados” en la jerga laboral del sector.

“El costo de un expatriado equivale al costo de tres empleos de personal argentino”, porque más allá del salario, al técnico extranjero se le cubren costos de casa, auto, cochera, colegio de los hijos y así se puede llegar a 300.000 pesos mensuales por empleado, señaló un consultor de la actividad petrolera.

En cambio, tratándose de un trabajador nacional, el costo total, incluyendo salarios, puede oscilar alrededor de los 100.000 pesos mensuales, sin incluir costos como transporte y otros propios de las prácticas petroleras con operaciones de exploración y producción.

En el empleo petrolero dentro del territorio argentino, algunas estimaciones ubican entre 15% y 25% la participación de los expatriados en el personal de las compañías con operaciones en el país.

La situación del sector en Argentina en relación al mercado y a los precios internacionales comenzó a generar  nuevas reacciones gerenciales de las empresas petroleras multinacionales para reducir sus costos de exploración y producción y uno de esos caminos es el costo que significa la contratación de expatriados, según explican los analistas del sector.

Por esto es que “empresas de servicios petroleros analizan eliminar toda la nómina de expatriados, regresándolos a sus países de origen o nacionalizándolos, lo que implica reducir costos de personal en dólares”, detallaron las fuentes consultadas.

En el caso de nacionalización de los profesionales extranjeros el costo salarial originalmente en dólares se pesifica y así los expatriados pierden otros beneficios que los diferenciaban de la mano de obra nacional.

De este modo se reduce el costo de personal sin tener que reducir los empleos y, a la vez, privilegiando a los trabajadores petroleros nacionales.

Las condiciones del mercado petrolero han reducido la rentabilidad de las operaciones del upstream argentino (E&P, explotación y producción, dentro de la jerga del sector) y eso ha generado en los últimos tiempos situaciones de riesgo para trabajadores en Chubut, Santa Cruz, Neuquén y prácticamente en la mayoría de las compañías extractoras de crudo.

Los gremios jerárquicos del petróleo privado de Neuquén habían convocado a un paro de actividades pero finalmente fue levantado.

(La Opinión Austral)

Comentarios

comentar