El Secretario General del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut indicó que la metodología de la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales pretende imponer el procedimiento preventivo de crisis en toda la región a partir de lo que pudo lograr en Neuquén y que eso en Chubut no se le permitirá. Pidió “que se queden las empresas que puedan trabajar” y advirtió que desde su Gremio van a dar esta pelea como las han dado a todas, asegurando que “los Trabajadores no debemos subsidiar a las multinacionales”.

Jorge Ávila indicó que esta postura es algo típico de la CEOPE: “venimos teniendo una pelea sostenida hace tiempo con varios de sus miembros y siempre los acusamos de querer fogonear o imponer cosas que sufren en su país de origen. Representan a Schlumberger, Halliburton, Weatherford, Sodexo, Baker; multinacionales que el único interés que tienen es venir a ganar plata y piensan que todo el esfuerzo que hicimos en estos seis meses y todo lo que hicimos en Chubut también se lo tienen que llevar ellos”.

En tal sentido, remarcó que eso no va a ser factible en Comodoro Rivadavia. “La parte política, el Gobierno provincial, el municipal y los propios sindicatos hemos trabajado para no tener un procedimiento de crisis. Si alguno se atreve a plantearlo es porque no tiene la plata, las espaldas ni la fuerza suficiente para estar en la región, por lo tanto esto ya se plantea como una necesidad de región. Cada vez que estos procedimientos aparezcan las empresas deberán medir la posibilidad que tienen hoy de pagar las indemnizaciones al 100 % e irse de la región que es lo mejor y se queden otras que puedan trabajar”, consignó.

Y agregó que “quien está apretando contra un acuerdo logrado de Paz Social en la región por seis meses, es la Cámara de Operaciones Especiales. Era sabido que iba a ser así porque siempre lo han planteado. Ellos han estado siempre en oscuros acuerdos con otros sindicatos donde han logrado siempre lo que han querido. No tendría por qué ser esta la primera vez que no lo hacen porque siempre han estado acechando y viendo cómo hacen para llevarse más plata de la Argentina”.

Ávila argumentó que “muchas empresas quizás deberían replantearse hacer las valijas e irse y dejarle el poco trabajo que queda a otras que van a poner el hombro y van a aguantar en la región. Esto ya es un problema de empresas y la que no quiera trabajar en la región lamentablemente deberá pagar indemnizaciones y se harán los traspasos de gente a las que queden”, al tiempo que sugirió que “no vamos a permitir que unas empresas que no tienen por qué presentar un procedimiento de crisis lo vayan a hacer, y que no entendemos por qué lo hicieron en Neuquén con el precio del barrill y del gas que tiene, aunque son problemas de cada provincia y no vamos a discutir por qué ellos lo permitieron”.

“Se veía venir”

El dirigente sindical enfatizó que todo esto era algo sabido. “Desde antes de la crisis petrolera ya ellos estaban y necesitaban saber dónde lo iban a imponer. Lo hicieron donde estaban sus viejos socios, el achicar horas y un montón de cosas que van a permitir que el procedimiento de crisis tenga validez cuando el Estado está poniendo 67 dólares y por eso se asociaron fuertemente con YPF para lograr ese acuerdo. Es la otra operadora que está poniendo palos en el camino en nuestra región para bajar la actividad, reducir las horas hombre y un montón de cosas”, indicó.

Aseguró Ávila que “por ahí va a venir la pelea, pero nosotros estamos preparados para enfrentarlos, sabiendo que esto iba a pasar. No es nuevo para nosotros y por supuesto que vamos a dar la pelea como las hemos dado todas. No se van a llevar el esfuerzo de lo poco que queda en la región. Porque poner a nuestra gente en procedimiento de crisis significaría que en estos seis meses bajen las indemnizaciones para que atrás vengan los despidos”.

En ese marco, fue muy claro al señalar que no van a llegar a eso. “Vamos a trabajar en un estado normal y habitual como lo venimos haciendo. Por supuesto que vamos a trabajar con los jubilables porque es algo en lo que nos hemos comprometido, con algún retiro voluntario que pueda haber de los Trabajadores, pero no vamos a trabajar en la reducción de salarios para que estos señores después paguen menos indemnizaciones o lo hagan en cuotas como lo quieren hacer para seguir llevándose la plata fuera del país”, rubricó.

Postura firme ante las chicanas empresariales

Por otra parte, el titular del Gremio más poderoso de la región enfatizó que “ha llegado el momento de tomar decisiones fuertes, grandes; y estas son decisiones duras porque a nadie le gusta que empresas dejen la región, pero si no están en condiciones no podemos tampoco nosotros seguir subsidiando a empresas multinacionales como en Neuquén que subsidian a Chevron y otras. Nosotros lamentablemente si no pueden estar, no podrán y vendrán otras”.

“Ayer hubo otras interminables reuniones y hoy ya estamos por seguir con otras con diferentes dirigentes gremiales. Mientras tanto Tecpetrol sigue en su avance de achicamiento laboral, creo que improcedentemente en contra de lo que hablamos con el Gobierno, tratando de meter chicanas y ellos son junto a YPF los principales responsables de querer operar el procedimiento de crisis en la región para salvar las papas en Neuquén así que nosotros vamos a tener nuestra posición de lo que hemos puesto en Chubut para salvaguardar los puestos laborales”, amplió.

De igual forma, sostuvo que hay que negociar y sentarse a ver el tema jubilables. “Estamos completamente de acuerdo y no decimos que no. Vamos a buscarle la salida siempre y cuando estén los 13 sueldos para nuestros compañeros y que tampoco anden mendigando a ver qué les pagan. Tienen que estar las condiciones dadas para empezar a hacerlo. Después, vamos a sostenerlos en base”, manifestó.

Ávila señaló que “acá el Gobierno nos ha dado la posibilidad por seis meses y la pelea va a ser dentro del territorio de la provincia y lo vamos a pelear. Fue buen visto hasta por el Gobierno nacional y aprobado por ellos, entonces no veo por qué hoy en día por atrás quieren chicanearnos con este tema de las empresas de Operaciones Especiales que antes de firmar el acuerdo ya sabíamos que estaban negociando esto con Neuquén y si lo imponían lo iban a intentar llevar a distintos lugares del país”.

E insistió en que cada provincia tiene su problemática: “así como Neuquén tiene un barril a U$S 67,50 y pueden poner un procedimiento de crisis, en Chubut lo tienen a 54,90 así que, antes que apliquen el procedimiento de crisis, que paguen y se vayan y nosotros con las operadoras veremos cómo acomodamos a la gente”, disparó.

De aquella provincia, indicó que “allá lo hacen porque tienen la capacidad de poder juntarse con un socio principal que es YPF que defiende los intereses de las multinacionales, en este caso todavía el oscuro acuerdo de Chevron que criticara mucho Macri antes de llegar a la presidencia, pero parece que se olvidó de lo que decía de darlo a conocer. Lo tiene bien en la memoria y por eso sigue utilizando los 68 dólares para Neuquén”.

En la continuidad del trabajo sindical, enumeró que están trabajando fuertemente, con varios integrantes de la Comisión Directiva y del Cuerpo de Delegados. “Tenemos reuniones hoy con Burgwardt porque es otra de las empresas que en la región quiere poner el procedimiento de crisis avalado por estas operadoras que nombramos, para que puedan tratar de que el Trabajador cobre lo menos posible antes de abandonar la empresa, y si es posible sin indemnización. Ahí va a estar la pelea, creo que va a ser dura y nadie dijo que va a ser fácil, pero nosotros ya encontramos el rumbo, el camino está fijado y no nos vamos a salir de la ruta por lo menos por estos seis meses. Vamos a hacer que estas empresas se encarrilen y cumplan lo que se ha firmado”, concluyó.

Comentarios

comentar