Desde la organización sindical indicaron que sacar profesionales de los C.I.C. es una “vieja metodología utilizada” y consideraron que obedece puntualmente a un “reclamo de larga data” expresado por APROSA en reiteradas oportunidades,relacionado específicamente  con la “falta de inversión pública en personal”para distintas áreas. Asimismo expresaron  que sería oportuno que el actual gobierno ponga el foco sobre este tema para que la atención primaria descentralizada no se resienta y afecte negativamente al vecino.

Durante estos días mucho se habló sobre la medida adoptada por las autoridades directivas del hospital “Pedro Tardivo” quienes decidieron una vez más la afectación del personal profesional que atiende en los centro integradores comunitarios, a cumplir funciones en el nosocomio local, dejando un vacío en la atención primaria dentro estos periféricos y como consecuencia el perjuicio que ocasiona en los pacientes de los barrios más alejados.

Luego de interiorizarse sobre el motivo oficial que llevó a esta determinación y que busca principalmente centralizar el servicio  médico en el hospital zonal, para APROSA “esta iniciativa es recurrente y no  hace más que convalidar una vez más, el viejo reclamo que se viene sosteniendo” desde hace mucho tiempo y que no tuvo, lamentablemente, ningún asidero en el gobernador Daniel Peralta y en la lista de ministros que tuvieron responsabilidad directa sobre este tema.

“Hoy estamos hablando sobre una metodología que no es nueva,pero, que requiere ser consensuada con los trabajadores afectados”  dijo Andrea Pérez quien además recordó que no es casual que durante esta época se generan estos tipos de movimientos, de los cuales “no los convalidamos”, ya que esto es producto de la “falta de inversión en nuevos profesionales y de una ausencia que tuvo el gobierno saliente en la planificación de políticas públicas en materia de salud. “Si se hubieran destinados eficientemente los recursos no estaríamos hablando sobre este tema”, argumentó la secretaria general.

En este sentido Pérez recordó que muchos de los reclamos que viene sosteniendo APROSA en este último tiempo,estaban apuntados en la falta de personal, cuestión desoída por las anteriores autoridades y no considerada en ningún momento por muchos actores que formaron parte del entramado político y que recién hoy pretenden solucionarlo sin medir las consecuencias estructurales que se originaron, afectando básicamente el servicio en el vecino.

Asimismo, desde APROSA agregaron que es conveniente, además, no desatender las prestaciones médicas que se vienen realizando dentro de los CIC porque este sistema ayuda a “decentralizar la demanda territorial” y también auguraron para que el nuevo gobierno ponga su mirada en una “reconstrucción que busque la solución en estos problemas que son estructurales” y que deben comenzar a resolverse en lo mediato para evitar que la atención no se siga desbordando tal como sucede en la actualidad.

Por último, consultada Andrea Pérez sobre las críticas que recayeron sobre el desempeño de algunos profesionales que cumplen tareas en los CIC, la secretaría calificó de “arbitrarios los  dichos” y sostuvo que no es una cuestión que APROSA deba resolver sino que obedecen a los mecanismos de control y supervisión que los niveles directivos, jefe de recursos humanos y jefe del departamento, deben comenzar a aplicar y gestionar, porque forman parte de las obligaciones de quienes ocupan estos lugares y que tienen que garantizar la calidad de los servicios, expresó.

Cañadón Seco

Por su parte la organización de los técnicos y profesionales de la salud pública se refieiron a lo que sucede en la vecina localidad y explicaron que para solucionar los inconvenientes es necesario principalmente que tanto el comisionado de fomento cómo  los directivos del nosocomio del hospital de Caleta Olivia se “reúnan institucionalmente y se sinceren” sobre la situación que aqueja actualmente. En este contexto, explicaron que paradójicamente también se debe realizar un programa de inversión de recursos económicos y humanos y evitar de esta manera la multiplicidad de tareas y funciones que los trabajadores vienen realizando,generando condiciones laborales desalentadoras y sin las remuneraciones acordes, sentenciaron.

Comentarios

comentar